Secretos en los vestuarios de una piscina municipal. [Priv]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Secretos en los vestuarios de una piscina municipal. [Priv]

Mensaje por Liam Mc Rigan el Miér Ene 14, 2015 7:29 pm

Habíamos salido de casa de Satine después de que la genia de mi hermana insinuara que se iba a pasar todo el domingo poco más que acostándose con su nueva pareja porque en toda la semana no lo iba a poder hacer, algo que conociéndola iba a ser poco creíble, porque si a mí me daban ganas de comerme a Matt en cualquier lugar dudaba mucho que mi hermana, doña digo y hago lo que me sale del higo, se frenara ante sus instintos carnales, pero lejos de aquellos deseos cai rapidamente en la cuenta de que no teníamos bañadores dentro del taxi que iba de camino a la piscina, por lo que hice cambiar de rumbo un segundo al taxista para coger dos bañadores, dos toallas, dos gorros, dos pares de chanclas y algunas cosas más. Subí rápidamente a por ellos dejando a Matt un segundo en el taxi y mientras rebuscaba todo aquello vi la bolsa de mi hermano Owen en el salón.

- Así que es cierto que estas aquí pedazo de…- resoplé y antes de seguir con mis palabras bonitas metí todo incluyendo en el último segundo una sudadera gris con capucha en mi bolsa de deporte roja y blanca y salí disparado nuevamente hacía el taxi.

- Sin esto no creo que podamos bañarnos. – dije sonriéndole mientras señalaba la bolsa. – Ahora sí por favor. Llévenos a la piscina municipal. – ordené al taxista finalmente.

Me puse a rebuscar en mi bolsa mientras el coche volvía a arrancar.

- Espero que no te importe usar este tipo de bañador, los míos suelen ser de pierna entera así que te toca usar este. – añadí señalando un bañador de braga ajustable negro con algunas rayas verdes a los costados. – Es que el mío creo que te quedaría un poco grande.

Mi constitución y la de él era algo distintas. Él tenía un buen cuerpo, pero no tenía la misma musculatura que yo había entrenado durante tanto tiempo, por lo que lo más seguro nada más zambullirse en la piscina él vaya hacia a un lado y el bañador hacia otro, y no tenía muchas ganas de que lo vean como dios lo trajo al mundo. La simple idea de imaginármelo hizo que me tuviera que tapar la cara con una mano mientras intentaba aguantarme la risa.

Finalmente llegamos a aquel edificio que me sorprendió más de lo que esperaba. Nada más entrar me vino un olor a cloro que extrañaba y se notaba la calidez de ser un lugar climatizado. Prácticamente me sentía como en casa. Sujeté de la mano a Matt y saqué de mi bolsa la sudadera gris con capucha que le obligué a ponerse para que las chicas del mostrador no se dieran cuenta de quién era. A mí me habían visto una sola vez por la televisión y era posible que ya ni me recordaran pero él era más que conocido.

- Espérame aquí, voy por dos entradas. – le dije dándole un rápido beso mientras le ponía la capucha. – Si te la quitas te tendré que castigar.

Las instalaciones no estaban nada mal para ser una piscina municipal, puesto que incluía yacuzzi y sauna, aunque extrañaba los toboganes de agua de la piscina pública de mi ciudad. Cuando me acerqué al mostrador pude notar como la chica se tensaba un poco al verme y como se ruborizaba mientras le pedía tranquilamente dos entradas para adultos. Me dio algo nerviosa dos pulseras azules para ponernos en las muñecas y dos llaves para las taquillas de los vestuarios que también se podían poner en las muñecas gracias a la pulsera de plástico que incluía. Pagué lo debido y me despedí con la mano educadamente para volverme a dirigir hacía Matt el cual estaba graciosísimo con mi sudadera gris. Era como un niño pequeño con un traje que le sobraba tela por todos lados.

- Vamos dentro. – le dije mientras cogía su muñeca y le ponía la pulsera azul de papel. – Por suerte es Domingo y parece que esto está más que vacío.
avatar
Liam Mc Rigan

Masculino Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 11/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Secretos en los vestuarios de una piscina municipal. [Priv]

Mensaje por Matthew Baldwin el Dom Mar 01, 2015 2:27 am

La fugaz pausa por la casa de Liam me hizo sentir bastante bien, ya que sabía algo más de él, la casa en la que él vivía. He de admitir que por un lado nuestra relación parecía ir cómo una bala, rápida y directa, pero... ¿Qué más dará? Si al fin y al cabo estábamos a gusto juntos, compartiendo nuestro tiempo y siendo sincero conmigo mismo, tampoco estábamos con edad cómo para perder el tiempo yendo despacio. Cuando llegamos a la piscina pagué al taxista y nos bajamos para entrar en aquel enorme recinto, el cual embriagaba con un aroma intenso a cloro que me recordaba a los veranos que pasaba en casa de mis tíos y Satine, en aquella enorme piscina en la que me encantaba ver a mi amada prima nadar, aunque a veces me daba impresión ya que su piel tan pálida parecía fundirse con el agua cristalina y los rayos del sol.

De pronto Liam sostuvo mi mano y sacó una enorme sudadera gris de dentro de su bolsa, colocándomela sin si quiera preguntarme. Me la acomodé y cuando inhalé pude notar aquel olor de mi amado Liam embriagándome. Aproveché la capucha de la sudadera para colocármela bien y pasar desapercibido de la gente, ya que cuando Liam me la puso no me quedó bien colocada. Realmente me iba inmensa, el cuerpo musculoso de Liam ocupaba mucho más que el mío, obviamente el cuerpo de deportista de él era muy diferente al mío de escritor, ya que a diferencia de sus músculos, yo era fino, pálido, delgado y huesudo.

Lo esperé mientras iba por las entradas, aunque aquella "amenaza" de castigarme no se si me aterraba o me intrigaba. Lo esperé con impaciencia hasta que volvió y me colocó una pulsera azul en la muñeca. Aproveché aquel contacto para agarrar su mano y caminar hacia los vestuarios sin soltarlo. Al llegar allí comencé a desvestirme, por suerte los vestuarios estaban completamente vacíos, tan solo nos acompañaban las largas filas de taquillas y bancos. Quedé completamente desnudo y busqué en la bolsa de Liam aquel bañador que me había traído, el cual manoteé rápidamente y me lo puse de un tirón. Pensé que me quedaría más grande, pero por suerte, aquella tela se adhería bastante bien a mi cuerpo. Agarré uno de los dos gorros de la bolsa y recogí mi cabello dentro de él.

¡Estoy listo!— Dije con energía y algo avergonzado... Mi cuerpo pálido y delgado, con el poco pelo rubio que cubría mi cuerpo era algo que me hacía sentir inferior a Liam. Temía que tarde o temprano me quitasen a aquella escultura griega de mi lado porque yo no fuera suficiente para él, aunque esto es algo que no dejaría que el supiese. Dejé mi ropa doblada a un lado en el banco, esperando que él se ocupase de ella y dirigirnos de una vez a la piscina.
avatar
Matthew Baldwin

Masculino Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 02/12/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Secretos en los vestuarios de una piscina municipal. [Priv]

Mensaje por Liam Mc Rigan el Mar Jun 23, 2015 6:13 pm

Aquel olor a cloro a medida que entrabas era más intenso, llegando a darme ganas de lanzarme a aquella piscina sin tan siquiera quitarme la ropa, pero no era plan, de modo que una vez llegados a los vestuarios comencé a cambiarme de atuendo mientras observaba como al mismo tiempo lo hacía Matt. Una vez desnudo me equipé mi bañador de speedo negro de pierna completa con algunas líneas verdes a sus costados, pero al coger el gorro escuché a Matt decirme con energía que estaba listo.

Lo noté algo avergonzado pero le sonreí y con calma recogí su ropa y la mía para meterla en las dos taquillas de aquel pasillo donde solo se escuchaban nuestros movimientos. Cerré la primera taquilla en la que se encontraba sus cosas y le puse la pulsera de plástico con la llave en el tobillo.

- Suele ser más cómodo ponerlas en los tobillos que en las muñecas. – le comenté mientras cerraba la pulsera con delicadeza. – Al menos me es más cómodo a mí.

Acto seguido me volví a levantar para cerrar mi taquilla después de coger mi gorro e hice el mismo procedimiento de ponerme la pulsera en el tobillo. Aquellas pulseras eran de lo más cómodas porque eran ajustables y la llave se podía guardar en la misma pulsera para que no quedara al aire.

Me levanté nuevamente, me puse mi gorro negro y me ajusté las gafas en la cabeza en vez de llevarlas colgando de mi brazo o mano para a continuación coger nuevamente la mano de Matt y para llevarlo hacia a aquella enorme piscina que nos estaba esperando.

- Me parece que la piscina va ser toda para nosotros. – dije mientras ponía su mano sobre su cabeza y lo atraía hacia mí para besarle suavemente en la frente. – Así nadie nos molestará.

No me apetecía que se le quedaran mirando con ganas de abalanzarse hacia él como si fuera una presa fresca ni nada por el estilo, por lo que al entrar finalmente en aquel recinto y ver aquella enorme piscina olímpica para nosotros con un techo acristalado que hacía brillar aún más el agua me sentí más feliz que nunca.

Le solté la mano y sin decir nada más me lancé a aquel lugar sintiendo el agua sobre mi piel, una sensación maravillosa para mí. Estuve unos segundos bajo el agua escuchando aquel silencio hasta que volví a la superficie rápidamente volviendo a dirigir la mirada hacia Matt con una gran sonrisa. Tengo que admitir que a lo mejor parecía un idiota sonriendo constantemente, pero no podía evitar ocultar mi felicidad en aquel lugar puesto que estaba en mi segunda casa y al mismo tiempo con aquella persona tan especial para mi.

- Rápido. – extendí mis manos hacia él. –I'm waiting for you.
avatar
Liam Mc Rigan

Masculino Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 11/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Secretos en los vestuarios de una piscina municipal. [Priv]

Mensaje por Matthew Baldwin el Mar Dic 15, 2015 8:51 am

Escuchar su voz dándome consejos era algo que me parecía extremadamente tierno. Cuando estaba con Liam, podía sentir una calidez y una sensación de protección abrumadora, tan intensa que podría creerme que era parte de una de mis propias novelas románticas. Observé cómo colocaba la pulsera con la llave de la taquilla en mi tobillo izquierdo, con aquellas manos tan firmes con las que sentía que me sostenía en esta nube en la que flotaba desde que todo comenzó.

Estaba algo atemorizado, sabía nadar y no se me daba del todo mal, pero contemplar el fibroso cuerpo de Liam, tan semejante al de una majestuosa orca, y compararlo con el mío que era más cercano al de una sardinilla, que cómo mucho era ágil, hacía que tuviese un poco de temor, pero confiaba en ser aerodinámico en el agua, aunque sonase ridículo. Lo observé un instante, con aquel bañador, el gorro y las gafas ajustadas, parecía todo un profesional y me inspiraba para escribir cómo nunca me había ocurrido antes. De haber tenido mi ordenador portátil, estoy seguro que hubiese podido escribir veinte líneas de un tirón si más interrupción que el de un café.

Aquella afirmación tan segura de que la piscina sería solo nuestra fue algo que me propició tranquilidad, y cuando su firme mano acercó mi cabeza para recibir aquel cálido beso, hizo que sintiese una paz abrumadora. Me tomó la mano y guió hacia donde nos esperaba aquella inmensa piscina olímpica, el aroma a cloro fue algo que azotó mi nariz con fuerza e hizo que me comenzase a arder ligeramente, pero disimuladamente la moví con suavidad para quitarme el picor.

Al estar frente a aquel inmenso manantial, Liam no tardó en soltarme la mano para zambullirse rápidamente en él. Por unos instantes temí que no volviese a salir, pero... ¿que iba a saber una polilla de libro cómo yo? Cuando volvió a salir a la superficie pude ver esa maravillosa sonrisa en mi dirección, se lo veía tan a gusto que no pude evitar sonreír como un idiota. Su voz terminó por completar aquella felicidad tan extasiante, allí estaba él, esperándome en el agua con las manos extendidas, y tras devolverle una hermosa sonrisa me zambullí torpemente en el agua, en aquel espacio que había entre sus brazos. Salí a la superficie lo más rápido que pude, tiritando del frío de aquella agua que decían que era climatizada, pero para esta polilla, se trataba de hielo derretido. Trepé por su pecho en busca de calidez, rodeando aquel hermoso torso que tanto amaba.

¡Está mas fría de lo que pensé! — Musité de manera quejica mientras acurrucaba mi cabeza entre la suya y su hombro. Dejando de regalo un pequeño beso en aquel cuello fibrado...
avatar
Matthew Baldwin

Masculino Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 02/12/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Secretos en los vestuarios de una piscina municipal. [Priv]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.