Palomitas, coca cola y una pelirroja de ensueño [Priv]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Palomitas, coca cola y una pelirroja de ensueño [Priv]

Mensaje por Satine Lawler el Mar Nov 04, 2014 7:30 am

Estaba en casa terminando un retrato que había empezado a hacer, entre manchas de colores vivos, en plan manchas hippies naranjas, verdes, amarillas y rojas se encontraban dibujados el rostro de Dee y el mío. Lo firmé y decoré con flores de almendro, como bajo las que nos habíamos conocido, me había quedado bastante realista y estaba contenta con el resultado, no solía hacer retratos con lápices de colores pero esperaba que a mi nueva amiga le gustase. Miré el reloj y ya daban las cinco, por lo que decidí cambiarme, ésta vez decidí ponerme un top verde con una zanahoria estampada en el centro, para la parte de abajo unos pantalones de tela de colores bastante hippies y unas sandalias marrones en los pies. El pelo lo recogí con una coleta por detrás, sin mucho arreglo, con el mechón rojo por fuera de ésta, cayendo a un lado de mi rostro. Agarré una carpeta en la que metí el retrato que pensaba regalarle a mi pelirroja en cuanto la viese en el centro comercial. Metí la carpeta, la billetera, las llaves, el teléfono móvil y una bolsa llena de golosinas en una bandolera de cuerina marrón y me dispuse a salir.

Agarré mi bicicleta y timé rumbo al centro comercial, al cual no tardé en llegar, até mi bici a un poste con el candado y guardé las llaves en mi bolso, llegué quince minutos antes que Dee al encuentro, por lo que me dirigí al último piso del centro comercial a comprar las entradas, doy gracias que llegué antes, porque estuve cuatro minutos guardando cola antes de poder comprar las dos entradas, por suerte íbamos a estar solas en la última fila, en los asientos de la esquina, casi todas las entradas que se habían vendido eran para las primeras filas y las centrales, las últimas quedaban libres y esperaba que no comprasen muchas más, odiaba tener gente al rededor en el cine, gente molesta que hablaba alto o tosía o cosas así.

Volví a la entrada a esperar a mi querida amiga, saqué la carpeta y observé el dibujo que había hecho, no recordaba en qué momento había agarrado tanta mano con los retratos, aún recordaba los primeros que hacía, sin sombras ni luces, bastante amorfos... Supongo que el dicho que dicen es realista, "la práctica, hace al maestro". La tarde estaba hermosa, nublada y con aspecto de que quizás lloviese, adoraba los días de lluvia, se hacían tranquilos y relajados, perfectos para leer o dibujar con una buena taza de té y bollos de chocolate, por suerte, estaba esperando bajo techo a Dee, pues la puerta del centro comercial tenia un recibidor con techo que cubría las puertas automáticas que hacían que ingresaran a dicho centro.

Aquel recinto siempre me pareció increíble, era inmenso, con cuatro plantas repletas de tiendas de todo tipo, unos recreativos gigantescos llenos de video juegos, los cines también eran increíblemente grandes. En cuanto llegásemos al cine pediría una grande de palomitas y un par de refrescos grandes, el día pintaba interesante y estaba ansiosa porque mi pelirroja llegase al encuentro.
avatar
Satine Lawler

Femenino Mensajes : 41
Fecha de inscripción : 19/10/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Palomitas, coca cola y una pelirroja de ensueño [Priv]

Mensaje por Deirdre Mc Rigan el Mar Nov 04, 2014 11:15 am

Aquella mañana de Sábado ayudé a mi tía a hacer un pastel con las manzanas que mi madre  había recién sacado de los manzanos de nuestros terrenos y nos había mandado. Aquel pastel era muy típico allí en Irlanda, y cuando la gente se conoce o quedan siempre llevan un gran pastel de manzana con un dulce aroma a canela. Lo cierto es que la idea había salido de mi tía al ver aquella enorme caja de manzanas recién llegada de tierras nórdicas ya que he de admitir que mi primera pensamiento fueron magdalenas de manzana y canela, pero la idea de “Apple pie” me llamó mucho más la atención.

Para la hora de la comida ya habíamos catado aquel delicioso pastel el cual no dude en querer compartirlo con mi nueva amiga. Era maravilloso poder compartir mi habilidad con alguien más. Me encantaba pasarme horas en una cocina llenándola de pasteles de mil colores y sabores, es más, mi padre y mi hermano Liam cada semana me exigían un nuevo pastel. Daba igual que fuera de zanahoria con una ligera crema de queso que un strudel de manzana, el caso era hacer algo por que en aquella casa todo lo que se comía se hacía con mis manos o las de mi madre, no se comía nada de bollería industrial y aún menos comida precocinada.

Comencé a prepararme para no ir con prisas.
Miraba a mi armario descartando cada pieza de ropa que veía. Vaqueros rotos, blusas que no me convencían y zapatos que no me encajaban. Gruñía por no encontrar la dichosa pieza que me quedaría mejor para aquel maravilloso día. Al final me giré y vi como mi pequeña mascota me miraba desde mi cama con cara de “esto parece un show”.

- No me mires así Cappuccino. ¡Esto es más serio de lo que parece!

Estaba nerviosa y eso era malo, ¿por qué tan nerviosa? Solo había quedado con una amiga, no era una cita, solo una amiga, ¿no? Por un segundo se asomó por mi mente su hermoso rostro lleno de piercings y me ruboricé. “¡No, no y no!”  Me dije a mí misma

Volví a respirar y me senté en aquel suelo de parquet frente a mi armario empotrado de color blanco que destacaba con mis paredes de color azul cielo. Elevé la mirada y ahí lo vi. Mi vestido preferido a cuadros rojos a rayas negras de manga corta. Era tan sumamente sencillo que lo usaba sin importarme que fuera un vestido, puesto que no era ni muy corto para que se me viera todo, ni muy largo para incomodarme al andar. Me llegaba justo por encima de las rodilla y el vuelo permitía que pudiera andar a mis aires sin la preocupación de los vestidos ceñidos. Lo acompañé con unas medias de tono oscuro y mis botines lisos negros y como siempre ni me molesté en peinarme, solo me pasé los dedos y lo dejé algo menos despeinado que lo normal. Agarré mi chaqueta negra de tela vaquera y mi mochila de piel marrón oscuro en la cual metí un pequeño tupperware con dos trocitos de Apple pie, mi móvil, mis llaves y mi monedero. Me despedí de mi mascota con un achuchón y dejándole una zanahoria en su jaula, de mi tía con una amplia sonrisa y salí dando saltitos viendo el magnífica tarde de nubes.

Al cabo de un rato ya podía ver de lejos aquel gran centro comercial de cuatro plantas lleno de cristaleras que permitían ver lo rebosado que estaba de gente de todos tipos y aspectos. Intenté localizar a aquella chica de porcelana la cual pronto identifique gracias a unos pantalones que poca gente solía llevar allí. Me encantaba. Salí corriendo hacía donde se encontraba y cuando estaba a escasos metros di un gran brinco y caí justo delante de ella. Pronto lo recordé y con cara de espanto no pude evitar gritarlo.

- ¡La tarta! – abrí rápidamente la mochila y miré a ver si estaba bien los dos trozos de tarta en aquel tupper. – Uff

Gracias a dios mis brincos no habían sido suficientemente agresivos como para que se hicieran añicos.

- Perdón – dije nuevamente sonriendo. – Esta mañana hice Apple pie con mi tía y quise traerme un poco para que lo probaras, pero parece ser que mi conejo me ha pegado lo de dar brinquitos y casi los hago puré…

Por fin había llegado y estaba realmente feliz.
avatar
Deirdre Mc Rigan

Femenino Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 22/10/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Palomitas, coca cola y una pelirroja de ensueño [Priv]

Mensaje por Satine Lawler el Miér Nov 05, 2014 1:47 am

Cuando la vi brincar y caer parecía sacada de una serie de animación japonesa, no podía ser tan jodidamente tierna. Sonreí y levanté la mano para saludarla pero mi cara cambió a sobresalto cuando la escuché gritar sobre la tarta que me había traído. No pude evitar soltar unas risillas cuando me comentó que me trajo tarta de manzana que había hecho con su tía, no por el hecho de que había hecho y traído tarta, si no porque recordé una escena de la película "American Pie" que hizo que estallase en risitas al recordarla.

Eres un encanto Dee, me muero de ganas de probarla y si la has hecho tú seguro que estaba deliciosa incluso siendo puré.— Le dije esperando que me ofreciese el pedazo de tarta casera que me había dicho que había traído sonriendo. — Hablando de presentes...— Le comenté mientras le acercaba la carpeta con nuestro retrato que le había hecho.

No es gran cosa pero espero que te guste, la carpetita te la puedes quedar, tengo muchas.— Le dije algo tímida mientras le odrecía aquella carpetita de color anaranjado pastel. Me quedé en silencio esperando la reacción de mi amiga, deseando de todo corazón que le gustase. ¿Por qué estaba tan alterada? Me sentía realmente nerviosa frente a aquella pelirroja, la ojeé disimuladamente y pude observar lo mona que se había puesto, con aquel vestido... era una auténtica preciosidad, no sabía si era por la primavera y el polen me estaba afectando, pero aquella preciosidad conseguía ruborizarme. Giré la vista hacia un lado, mirando el cielo mientras me tocaba el pendiente del labio, el corazón me palpitaba muy fuerte, pero... ¿Por qué? No era lógico que me pusiese de aquella manera por una amiga... aunque por momentos pensaba en decirle "manos arriba, ésto es... ¡Una cita!" Broma que en cierto modo, deseaba que fuese realidad... ¿Qué me estaba pasando? ¿Acaso me estaba empezando a gustar aquella pelirroja tan peculiar? Meneé la cabeza hacia los lados intentando retomar la cordura y la calma, mejor no hacer una broma como aquella, podría salir espantada y no quería algo así. Respiré hondo y tragué en seco, me acomodé la bandolera y la miré.

¿Vamos Dee?— Le pregunté sonriendo, intentando fingir naturalidad y que no me notase alterada, mientras la agarraba de la mano para arrastrarla al interior del centro comercial, mientras caminé con la mirada al frente, apretando con suavidad aquella mano delicada de mi apreciada amiga que estaba despertando en mí, algo más que curiosidad...
avatar
Satine Lawler

Femenino Mensajes : 41
Fecha de inscripción : 19/10/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Palomitas, coca cola y una pelirroja de ensueño [Priv]

Mensaje por Deirdre Mc Rigan el Vie Nov 07, 2014 6:33 pm

Pese a mis brincos de canguro y mis sustos repentinos ella me dio las gracias por la Apple pie que había hecho con tantas ganas. Acto seguido me dio una carpeta anaranjada en la que me dijo que había un presente para mí. ¿Para mí? Es la primera vez que una amiga me regalaba algo, aunque creo que si fuera un simple trozo de papel blanco también sentiría la misma alegría que me entró al decirme que era un presente para mí.

Antes de poder abrir aquella carpeta me llevó a dentro de aquel enorme centro comercial lleno de tiendas y murmullos de gente. Sentí su cálida mano sujetando delicadamente la mía y no pude evitar ruborizarme, pero inmediatamente dirigí mi mirada hacía la carpeta que tenía en mi otra mano sujetándola fuertemente contra mi pecho. La abrí mientras dejaba que Satine guiara mis pasos sin tropezarme y ahí lo vi. Era un hermoso retrato de nosotras dos. No pude evitar quedarme embelesada al ver la cantidad de detalles que tenía aquel dibujo, realmente era maravillosa dibujando, tenía un don privilegiado que se notaba que día tras día iba entrenándolo poco a poco. Por un segundo recordé lo mucho que me costó que me dejará de doler los cayos de los dedos cuando comencé a pintar, es más, esas zonas las tengo algo rasposas, pero su mano, que estaba entrelazada con la mía la notaba suave.

Mientras caminábamos cerré nuevamente la carpeta y la paré en seco de un tirón para darle un abrazo. Sentía tanta alegría dentro y tanta emoción por aquel dibujo que necesitaba expresarlo.

- Gracias Satine. – le dije mientras la abrazada. – Muchísimas gracias.

Lo que parece una tontería para los demás para mí era un pequeño tesoro.
Siempre quise tener la pared llena de retratos de amigos o fotos con ellos, y esta sería la primera y la central de todo ese proyecto.

Me separé nuevamente y pude observar como algunas personas se paraban a mirar lo que acababa de hacer. Se escuchaban risitas e incluso algún que otro aplauso de niños pequeños felices al ver esa acción. Sonriendo tímidamente y planchándome la falda volví decidida a hablar nuevamente.

- Lo guardaré como un pequeño tesoro.

Le sujeté nuevamente la mano y retome el ritmo de antes para adentrarnos aún más en aquel enorme edificio comercial.
avatar
Deirdre Mc Rigan

Femenino Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 22/10/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Palomitas, coca cola y una pelirroja de ensueño [Priv]

Mensaje por Satine Lawler el Sáb Nov 08, 2014 4:26 am

Que me parase en seco para abrazarme me sorprendió, pero cuando me abrazó y habló de aquella manera tan dulce me sentí tan feliz. Cuando intentó retomar el rumbo paré en seco, haciendo que ella también lo hiciese pues la tenía sujeta de la mano todavía, me acerqué a ella y volvimos a juntar nuestros cuerpos, pero ésta vez era yo quien la abrazaba a ella.

Sólo déjame estar así un poco más...— Le dije con suavidad mientras disfrutaba de aquellos momentos, nunca había tenido a alguien tan especial en mi vida. La muchedumbre que abarrotaba el centro comercial comenzaba a desvanecerse para mi, aquel barullo colectivo que escuchaba de gente con sus risas, charlas y pasos, pasó a ser un murmullo casi imperceptible.

Quizás todos hablarían, ver a dos mujeres abrazarse de esa manera en un lugar público no quedaría muy bien para ésta sociedad retrógrada y coactiva, pero todo aquello no me importaba. Sentir el cuerpo de Dee contra el mío, aquella muestra de cariño que ambas nos habíamos hecho mutuamente para mí era un mundo nuevo lleno de felicidad. Tras unos instantes me separé ligeramente de ella, mirándola al rostro a escasos centímetros del suyo.

Ya compré las entradas, si quieres vamos directamente al cine a ver la película, en breves empezará.— Le comenté mientras le tomaba nuevamente la mano, arrastrándola junto a mí hacia la última planta en la cual se encontraban las salas de cine. Pude notar cómo muchísimas miradas se clavaban en nosotras, supongo que por ir agarradas de la mano, pero caminé silbando mirando al frente cómo si nada me importase, porque al fin y al cabo, no me importaba en absoluto lo que pensara la gente.

Llegamos a la última planta entre aquella oleada de gente, podía sentir el olor a palomitas que envolvía el ambiente, me apresuré a ir hacia el mostrador, doy gracias que aquella oleada de gente estaría en el centro comercial por otros motivos, pues no había nadie en la cola de la caja. Miré hacia el mostrador y una señora me atendió.

Deme una grande de palomitas saladas con dos refrescos de cola grandes, una bolsa de doritos y una de gominolas con muchas lenguas de gato y nubecitas.— Le dije emocionada. Realmente quien me escuchase pensaría que soy una gorda sin remedio, pero doy gracias a mi constitución que por más que comiese no engordaba un gramo. Además recordé que tenía una bolsa llena de chicles de melón y bolas de chocolate en la bandolera. Mientras la mujer con cara de asco preparaba lo que le había pedido me quedé embobada mirando los carteles con las ofertas mientras jugueteaba con el pendiente de mi labio, me giré para mirar a mi querida pelirroja.

¡Dee! ¿Tú quieres algo ademas de lo que pedí?— Le dije sonriente sin soltar aquella cálida mano que todavía sostenía, entrelazando mis dedos con los suyos.
avatar
Satine Lawler

Femenino Mensajes : 41
Fecha de inscripción : 19/10/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Palomitas, coca cola y una pelirroja de ensueño [Priv]

Mensaje por Deirdre Mc Rigan el Lun Nov 10, 2014 6:51 pm

“Me ha abrazado, me ha abrazado, ¡me ha abrazado!” me repetí una y otra vez mientras me llevaba a la entrada del cine. En ningún momento le solté la mano después de eso, pero no paraba de pensar eso. Ni tan siquiera me importaba que la gente nos mirara ni que pensara vete a saber que cuernos, tan solo me rondaba que me había abrazado después de abrazarla yo con uno de mis actos de alegría locos.

- ¡Dee! ¿Tú quieres algo además de lo que pedí? – pestañee mientras me sacaba de mi mundo de preguntas con su voz. “¿Ya estábamos dentro? Pero en que mundo vivo…” pensé para mí misma.

- Yo…em…- me quedé mirándola mientras me sonreía tan dulcemente y me volví a ruborizar al recordar aquel abrazo una vez más. – Regaliz rojo, ¡eso! ¡Regaliz rojo quiero! – le dije alzando sin querer la voz nerviosamente a la chica que nos atendía.

Vi que no lo hacía de muy buena gana. Satine había pedido un buen arsenal para que no faltaba nada y parecía que le incomodara preparar todo aquello pero poco a poco iba poniendo aquel festín de calorías sobre la encimera de cristal que permitía ver las palomitas bajo el.

- Y un sniker. – añadí señalándole las chocolatinas. He de admitir que cuando veo a gente atender de mala gana tenía por dentro el gusanillo de hacerlas sufrir, pero intenté moderme la lengua y evité pedir nada más. – Satine, ¿mañana haremos ruuning no? Por qué vaya arsenal que llevamos…- le solté la mano que tan calidamente se entrelazaba con la mía y me dispuse a coger la mitad de las cosas mientras seguía comentándole. – También tengo dos bicis en mi casa, podríamos quedar para ir a dar una vuelta, porque no se tu pero a mí todo esto se me va aquí. – le comenté con tono gracioso señalándo mi cadera.

Nuevamente todos mis nervios se habían ido tal y como habían llegado. La miré atentamente mientras esperaba una respuesta la cual deseaba que fuera un sí. No es que me fascinara hacer deporte, es más, me aburre muchísimo practicarlo sola, pero si es acompañada siempre es más entretenido. Cuando era pequeña a veces acompañaba a mi hermano Liam los fines de semana a la piscina de nuestra zona para practicar algo de deporte. Admito que al comienzo lo odiaba porque tragaba más agua que nadie, pero después le empecé a coger el gusto. ¿Cuanto hacía que no pisaba una piscina? Por un segundo lo pensé detenidamente y no era mala idea intentar proponerlo como un plan.

- O si lo prefieres podemos ir a la piscina, sé que hay una de esas que tienen hasta toboganes acuáticos. – dije mientras pensaba detenidamente. – ¿A qué es increíble? Toboganes acuáticos….

Inmediatamente recordé la película y como mi lengua iba a hacer que entráramos tardé.

- Mejor lo hablamos después ¿Ok? ¡Vamos dentro o toda esa súper invitación se irá en vano!
avatar
Deirdre Mc Rigan

Femenino Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 22/10/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Palomitas, coca cola y una pelirroja de ensueño [Priv]

Mensaje por Satine Lawler el Mar Nov 11, 2014 8:12 am

Aquella pecosa parlanchina me encantaba. Le ordené a la dependienta molesta los regalices rojos y los chocolates que había pedido Dee, pues aunque ella pidiese uno yo también querría, rápidamente pagué. Metí todo en el bolso y le sonreí a Dee, quitando de las manos las cosas que había agarrado para ayudarme y las introduje en mi bolso.

Gracias por la ayuda, pero prefiero guardar todo en el bolso para poder tomarte la mano, además los refrescos y las palomitas abultan mucho.— Le comenté mientras le entregaba uno de los refrescos y agarraba el mío y las palomitas haciendo malabares para poder tomar la mano de mi adorada Dee, comenzando a caminar hacia el interior de los pasillos, llegando rápidamente a la sala. Caminé escaleras arriba sin soltarla, no entendía porque habían apagado las luces dejando sólo las de emergencia si todavía no había comenzado la película, pues la pantalla seguía oscura. No tardamos en llegar a los asientos de arriba, la fila estaba completamente vacía, pues todo el mundo estaba apelotonado en las primeras filas y las centrales. ¡Que ridículo! si arriba era dónde se veía mejor, además no tienes a nadie detrás tosiendo en tu nuca...

Dejé el refresco en el hueco que había para él, quedando entre Dee y yo, las palomitas las dejé en el asiendo de al lado que estaba vacío, junto a mi bolso, del cual comencé a sacar la munición.

¡Por cierto traje de casa bollitos de chocolate como los del otro día y lenguas de gato! Si quieres después del cine puedes venir a dormir a mi casa y hacemos fiesta del pijama, porque me da que va a sobrar comida.— Le comenté sonriente, intentando mantener el tono bajo para no molestar a la gente. Saqué un bollito de chocolate y comencé a comerlo.— Por cierto, sobre lo de la piscina me parece genial, hace mucho que no nado y me encantaría. Solía hacerlo de espalda, era la forma en la que mejor lo he hecho siempre. Podríamos ir al parque acuático, no sólo tiene atracciones, si no que tiene diferentes pistas de natación, todavía no va mucha gente porque aún falta para la temporada de verano, pero cómo es primavera ya está abierto, podríamos ir allí, además no es caro, la entrada no pasa de veinticinco euros.— Le comenté algo ansiosa de que me dijese que sí, realmente podríamos pasarlo en grande, tanto nadando como en las atracciones, por lo que deseé que me diese una positiva.

Me quedé a la espera comiendo mi bollito de chocolate, cuando la pantalla del cine se encendió, y comenzó a aparecer la publicidad, aquella publicidad que duraba como diez minutos.
avatar
Satine Lawler

Femenino Mensajes : 41
Fecha de inscripción : 19/10/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Palomitas, coca cola y una pelirroja de ensueño [Priv]

Mensaje por Deirdre Mc Rigan el Mar Nov 11, 2014 12:37 pm

Me hizo gracia ver como hacía malabares para volver a sujetarme la mano. Se guardó todo aquel arsenal de calorías en su súper mochila de Mery Poppins y me guio nuevamente a la sala donde proyectaban la película. Fuimos con cuidado hasta la última fila puesto que no sé por qué narices apagaban tan pronto las luces, es más, si no llega ser por Satine seguro que me habría esmoñado ahí mismo.

Nos sentamos en la última fila que estaba completamente vacia y vi como sacaba nuevamente todo aquel arsenal.

¡Por cierto traje de casa bollitos de chocolate como los del otro día y lenguas de gato! Si quieres después del cine puedes venir a dormir a mi casa y hacemos fiesta del pijama, porque me da que va a sobrar comida. – Me dijo sacando una bolsita llena de aquellos dulces como cuando la conocí. Madre del señor, ¿en serio? Aquella chica era tenía un cuerpo que daba la impresión que lo cuidaba a diario, pero mientras yo me preocupaba por cada exceso que tenía me daba la impresión que ella comía sin problemas, es decir, de esas chicas con un metabolismo con la velocidad de la luz que ni permitía que engordaran un gramo.

Pronto caí en la cuenta que había omitido en mi cabeza su invitación, la cual vino seguida de otra que más bien era una sugerencia de ir a un parque acuático, aunque esa opción siendo primavera tal vez haría que cogiéramos algo de frío. A mi realmente el agua me daba igual, en irlanda el agua no es que este para dar palmas, más bien entras blanca y sales roja como un cangrejo de rio.

Di un pequeño brinco al ver que los anuncios ya habían comenzado, pero eran de esos anuncios que traían trailers y se sabía que por lo menos quedaban otros diez minutos hasta que empezara la película.

- A lo de tu casa me parece buena idea, hoy es mi día libre y no espero a  nadie, aunque déjame que mire en mi agenda. – hice como que miraba mi agenda imaginaria muy seriamente hasta que levanté la mirada nuevamente. – Mi agenda dice que estoy libre, pero dice que si no aviso a mi tía esta me matará, así que la llamaré después para no asustarla, ¿me lo recordarás? conociéndome seguro que me olvido.

Iba a ser mi primera fiesta de pijamas y eso no podía decir que no. Aquel sábado estaba resultando estar lleno de sorpresas a las cuales no podía negarme.

- Y lo del parque no me parece mala idea, pero ¿no estará un poco fresca el agua? ¿O es un parque acuático cubierto? Es que nunca he estado así que no se…

Me daba igual que estuviera cubierto, semi cubierto o al aire libre, el caso era ir con ella y pasar otro buen día como estaba resultando hoy. Me sorprendí mientras le respondía todo aquello puesto la acababa de conocer hace escasos días y era un plan tras otro los que surgían, era increíble lo rápido que había congeniado con aquella chica tan curiosa. Creo que por fin había encontrado a alguien realmente especial aquí con la que pasar grandes momentos. Ahora sí que estaba realmente contenta de haber decidido venir a París.
avatar
Deirdre Mc Rigan

Femenino Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 22/10/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Palomitas, coca cola y una pelirroja de ensueño [Priv]

Mensaje por Satine Lawler el Mar Nov 11, 2014 1:44 pm

No puse evitar una carcajada. Aquella jovencita era tan graciosa y adorable que me gustaba cada vez más, era demasiado adorable para éste mundo, parecía sacada de una serie de dibujos animados. Cuando la vi repasar su agenda imaginaria no pude parar de reírme durante un buen rato, hasta que pude retomar el aliento.

Suelo hacer footing por las noches, pero hoy me lo saltaré para disfrutar al máximo de la fiestecilla que hagamos, yo te recordaré que llames a tu tía, no te preocupes.— Le dije sonriente, haciendo una pequeña pausa para darle un trago al refresco.— Respecto al parque de atracciones no te preocupes, ya hace calor y la temperatura del agua es buena, no nos vamos a resfriar ni nada por el estilo, y menos si estamos en movimiento, podríamos ir mañana o el fin de semana que viene, lo que prefieras.— Le comenté mientras me ponía las palomitas sobre mí y agarraba algunas para jalar. Las luces de emergencias ya habían sido apagadas, y a penas nos iluminaba la luz del reproductor de cine.

Apoyé mi rostro en su hombro y me quedé observando la pantalla, salvo durante unos instantes que mis ojos se movieron para mirar de reojo a Dee, a la cual observé con detenimiento cómo la pálida y tenue luz lucía en su rostro, dándole un aspecto hermoso con el juego de sombras, desde luego debía dibujarla con carboncillos, aquella imagen que acababa de grabarse en mi retina sería una de las cosas que dibujaría en poder agarrar mi bloc de dibujo. Mi mirada se dirigió nuevamente a la pantalla, la película comenzaba y pese a que la había visto me hacía tanta gracia que no quería perdérmela. Mientras la miraba saltaba en carcajadas cada vez que soltaban un chiste u ocurría algo gracioso, saltándome incluso lágrimas. Me mantuve lo más cerca que pude a Dee, apoyando mi rostro en su hombro o agarrando su brazo. Realmente lo estaba pasando bien, disfrutaba al máximo cada instante que pasaba a su lado, y aquello comenzaba a preocuparme ligeramente. ¿Era normal querer pasar tanto tiempo con una amiga? ¿No sería que comenzaba a gustarme cómo algo más? Intenté taparle la boca a mis pensamientos y tragué en seco, pero estaba realmente nerviosa, de modo que me quedé con el rostro apoyado en Dee esperando que la película continuase, dejando la mente en blanco y disfrutando del momento.
avatar
Satine Lawler

Femenino Mensajes : 41
Fecha de inscripción : 19/10/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Palomitas, coca cola y una pelirroja de ensueño [Priv]

Mensaje por Deirdre Mc Rigan el Miér Nov 12, 2014 6:37 pm

Sabía yo que ese cuerpo no salía de la nada. ¡Hacía footing! Madre mía, solo de pensarlo me pesaba todo el cuerpo y me daba una pereza. Creo que el deporte y yo nunca estuvimos bien congeniados, porque lo único que se me da bien es subir a los árboles y eso no cuenta como deporte, creo…

Cuando me volvió a comentar el plan acuático noté como el calor subía por mis mejillas. Tenía ganas de ir a aquel parque acuático solo por verla con traje de baño y me entró esa pequeña curiosidad que me hizo fijarme en cada uno de los piercings de su rostro ¿Cuántos más tendría?. Miré al techo y me pasé la mano por la cara. Daba gracias a Odín de que estaba todo oscuro y no podía verme.

Nada más comenzar la película note como se acomodó cogiendo mi brazo y poniendo su rostro sobre mi hombro. Por más que lo intentaba no conseguía concentrarme en la película, aquel dulce aroma suyo me saludaba en mi naricilla pecosa cada vez que se movía para reírse o secarse las lágrimas como consecuencia de esas carcajadas. Si la película estaba siendo realmente graciosa yo no lo notaba. No podía seguir así, más encima si me habían pagado todo aquel arsenal de dulces y una película. Respiré como siempre suelo hacer, cogí uno de los regalices rojos y empecé a mordisquearlo como hacen los ratoncillos para finalmente comenzar a pillar la trama de aquella película haciéndome reír una y otra vez.  Nuevamente no pude evitar Observar como Satine seguía apoyada en mi hombro tan felizmente mirando hacia la pantalla, tenía un rostro tan dulce que me encantaba. Cada vez que la miraba me atontaba y perdía nuevamente la trama de la película. Cogí otro de los regalices y dirigí mi mano hacía la suya para entrelazarla mientras volvía a dirigir la mirada a la película.

No sabía muy bien que era aquel sentimiento, no he tenido muchas amigas que digamos, y tampoco sé que es esa sensación de querer ver a esa persona constantemente, esa alegría que te llena al verla nuevamente y no se…era todo tan extraño. Al pensar todo aquello no pude evitar sujetar su mano aún más fuerte y sonreír como una tonta frente a la pantalla grande.

De repente noté como mi bolsillo vibraba. Saqué el móvil de mi bolsillo y vi como era mi tía la que llamaba.

- Oportuna…- susurre entre dientes.

Dejé que terminara de vibrar y volví a meterlo en el bolsillo pero nuevamente comenzó a vibrar otra vez. Aquello se quiera o no era molesto pero al mismo tiempo preocupante para mí, primero porque me estaba estropeando mi momento especial y segundo porque mi tía nunca me llama tan seguido. Le colgué y le mande un sms.

“Evan, estoy en el cine, te llamo en cuanto salga. ¿Es urgente?”

No tardo en vibrarme nuevamente el móvil, esta vez con un sms.

“Ok. Llámame en cuanto salgas. ¡Mil perdones!”

Volví a guardar el móvil para sujetar la mano de mi querida Satine. Ahora sí que no me iba a concentrar. ¿Qué querría? ¿Y si le ha pasado algo a Cappuccino? No creo, sino sí que me lo habría dicho. ¿Y si…? Intenté dejar se pensar en aquello pero no podía evitar dejar de removerme en mi sitio. ¡No es justo! Fruncí el ceño y me obligué a disfrutar del resto de la película con mi dulce Satine.
avatar
Deirdre Mc Rigan

Femenino Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 22/10/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Palomitas, coca cola y una pelirroja de ensueño [Priv]

Mensaje por Satine Lawler el Miér Nov 12, 2014 11:13 pm

Al principio notaba a Dee calmada, tomándome de aquella manera tan dulce la mano, entrelazando nuestros dedos y pudiendo notar su calidez, pero tras verla revisar repetidas veces su teléfono móvil pude percatarme de que algo la inquietaba. Me quedé observándola de reojo, tomando su mano todavía con la mía y con mi cabeza sobre su hombro, pensaba en cómo borrar aquella inquietud de su ser y por mi cabeza solo pasó una cosa. Agarré con mi mano libre un regaliz rojo de los que había comprado para ella y se lo introduje en la boca por sorpresa. Me apoyé con mi mano libre en el reposa brazos del sillón y lo agarré por la otra esquina, comenzando a mordisquearlo rápidamente hasta que mis labios rozaron fugaz y levemente los suyos, terminando rápidamente con aquel regaliz.

¡Te gané!— Le dije guiñándole un ojo y con mis dedos índice y corazón el símbolo de la victoria con mi mano libre, por nada del mundo pensaba soltar la mano de Dee, creo que aunque tuviese que ir al baño la arrastraría conmigo con tal de no separar aquella unión que manteníamos desde hacía su tiempo. Esta vez me recosté en mi butaca, con mi mano tomando la suya, estirada entre ambas, respiré hondo y suspiré, llevándome la mano a la boca, con los dedos levemente recogidos y con la parte externa rozando mis labios. Me sentía enrojecida y un poco avergonzada, aunque fuera por un instante, mis labios habían rozado los suyos, de una manera tan fugaz, tan breve... Recordé el calor que emanaban y la suavidad de ellos, aunque hubiese sido breve, fue algo único...

¿Qué me estaba ocurriendo? ¿Por qué me ponía así por un juego como aquel? ¿Qué es lo que estaba naciendo dentro de mí? Exhale y tragué en seco, quizás hubiese metido la pata, temía que saliese corriendo tras aquello, que soltase mi mano y se marchase, que no quisiera quedarse conmigo, temía que me odiase después de aquello... Sin darme cuenta, inmersa en mis pensamientos la película había finalizado, y el cine permanecía a oscuras con una tenue luz por los créditos, que pasaban con pequeñas letras blancas con un fondo negro y una fuerte música. La sala del cine comenzaba a vaciarse a un ritmo alarmante, quedando en cuestión de unos minutos únicamente Deirdre y yo solas en aquella última fila del cine. Guardé las cosas que habían sobrado dentro del bolso con tranquilidad y me quedé quieta en mi butaca, tumbada, pensando en si acababa de cometer un error que me hiciera perder a mi adorada diosa pelirroja.
avatar
Satine Lawler

Femenino Mensajes : 41
Fecha de inscripción : 19/10/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Palomitas, coca cola y una pelirroja de ensueño [Priv]

Mensaje por Deirdre Mc Rigan el Jue Nov 13, 2014 9:56 am

Aquello si fue una sorpresa. Mientras seguía con mi inquietud del motivo de la llamada de mi tía Satine me puso un regaliz rápidamente en la boca para mordisquearlo fugazmente, justo como en la escena de la película de la dama y el vagabundo, solo que en vez en vez de un beso solo hubo un leve roce con sus labios los cuales retiro rápidamente tras comerse todo el regaliz y con el símbolo de victoria mencionó un “victoria” animadamente.

Si lo que quería era sacarme de aquel momento de inquietud lo había conseguido. Vi como finalizó la película, como poco a poco aquella sala se iba quedando vacía y como Satine no decía ni palabra de lo que había pasado mientras guardaba en su mochila todo lo que había sobrado. Miré su rostro y no pude evitar tocar mis labios suavemente con la yema de mis dedos. Ella seguía mirando la pantalla que ya estaba completamente iluminada por las luces de la sala, como si siguieran proyectando una película.

- ¡Eh! ¡Eso ha sido trampa! – le dije para romper aquel silencio. – ¡Ni tan siquiera lo esperaba! A mí de ratoncilla no me gana nadie…- sonreí lo más tranquilamente que pude y me puse en pie arrastrándola conmigo. – Perdona pero tengo una tía un tanto inquieta a veces y quiere que la llame.

La llevé escaleras abajo intentando que no notara el rubor que se asomaba en mis mejillas. Aquella tarde ese dichoso color se estaba asomando más de lo que deseaba por mi rostro. Cuando salimos por aquella gran puerta que daba a la entrada de la sala paré y marque el número de Evangeline mientras le hacía un signo de espera a Satine. Me fastidiaba aquello pero tenía que hacerlo.

Al tercer toque que lo cogió muy animadamente como habla ella con sus “¿¿¿Siiii???”, aunque creo que nos pasa a todas las maestras de infantil. Mientras me hablaba yo miraba a Satine detenidamente hasta que escuche un ¿Vendrás a cenar? ¡Hoy es un día especial!. ¿Qué tan especial? no por favor, era mi día, ¡era mi dichoso día para disfrutarlo haciendo lo que yo quisiera! Pensé algo furiosa para mis adentros.

- ¿Evan de verdad es tan especial? es que ya tenía planes, justo iba a llamarte para decirte que no iba a ir a dormir a casa…- dije algo disgustada. - ¿No lo podríamos celebrar mañana?

Mi tía cedió finalmente, aunque note algo de decepción en su voz, pero cedió.
“Lo comprendo, es culpa mía por no haber avisado antes, ¡supongo que podremos celebrarlo mañana!”
Estaba segura que con esa última frase había soltado uno de sus aspavientos míticos de maestra como cuando dice “¡Y el lobo se la comió!”. Me supo algo mal pero por una vez quería ser egoísta, hacer lo que estaba en mis planes sin que se salga de ellos.

- Evan, te mando un sms con la dirección de mi amiga para que sepas donde estoy, por si necesitas algo o… ¡yo que sé qué! – esta vez fui yo la que agité mis manos mientras miraba a Satine y le sonreía. – No creo que ningún mortifago se pase por tu casa, pero por si las moscas quédate con la dirección ¿vale?

Me despedí cálidamente y escuché un “¡Night night and sleep tight!” que dice siempre a los niños al dormir canturreando deseándoles un dulce sueño y un buen descanso. Cuando colgó me dirigí nuevamente a mi querida Satine y le cogí nuevamente la mano.

- Quería celebrar algo pero le he pedido si podía ser mañana. – le comenté mientras me rascaba la nariz levemente. – Si no te importa le he dicho que le mandaría tu dirección, me sabe un poco mal pero nunca se sabe que podría pasar. ¿Te importa?

Me quedé mirándola una vez más con aspecto calmado mientras tenía su mano unida con la mía y con la otra la acariciaba levemente.
avatar
Deirdre Mc Rigan

Femenino Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 22/10/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Palomitas, coca cola y una pelirroja de ensueño [Priv]

Mensaje por Satine Lawler el Jue Nov 13, 2014 11:44 am

Daba gracias a los cielos que mis reflejos eran buenos, pues cuando Dee me agarró para arrastrarme fuera de sala, pude manotear el bolso que tenía en el asiento contiguo. Cuando estuvimos fuera de la sala la vi tan apresurada a hacer aquella llamada que tanto la inquietaba, que me pareció hasta dulce, aunque por un lado me hubiera gustado quedarme un poco más tumbada en aquella butaca viendo pasar los créditos, abstraída de la realidad recordando la fugaz suavidad de sus labios. Cuando terminó de parlotear y me pidió la dirección asentí con la cabeza, mi rostro volvía a tener la seriedad abstraída habitual y solté por un instante aquella mano para quitarle el teléfono y escribir velozmente mi dirección, a lo que me hizo pensar que tendría que poner sábanas en ambas habitaciones, por suerte durante la espera de éste gran día, había podido organizar gran parte de la mudanza, y eso me dejó bastante tranquila. Le devolví el teléfono y me decidí a volver a hablar.

Bueno mi pequeña ratoncita ¿quieres que hagamos algo más? o ¿deseas que tomemos rumbo hacia mi casa? A penas dan las ocho, si quieres podríamos ir a echar una carrera de esas motos recreativas que hay el la zona de juegos, desde pequeña que no juego y honestamente me encantaban.— Le dije mientras me acercaba a ella y tomaba aquella mano de nuevo con suavidad, comenzando a caminar hacia la planta baja, fuera cual fuera su respuesta, debíamos ir hacia allí, pues tanto los recreativos como la salida se encontraban en la planta baja. Pude ver a través de la enorme puerta de cristal que daba a una terraza, que pese a estar prácticamente oscuro, el clima continuaba nublado, esperaba que no lloviese hasta volver, pues eso de llevar una bici con lluvia no era santo de mi devoción, y menos si tenía que llevar a Dee conmigo, pues no me perdonaría si algo le pasase por mi culpa.

Realmente estaba muy confundida, recordé cuando Dee agarró mi mano y con la otra la acariciaba, aquella forma tan dulce con la cual me trataba... ¿Realmente todo aquello era lo normal en una amistad? Comenzaba a dudar seriamente que entre nosotras no existiera ningún sentimiento oculto que estuviera naciendo de nuestros corazones, pero por el momento no podía hacer más, pues temía hacer algo que la espantara, o decir algo que la incomodase. Sin darme cuenta mientras estaba en mi nube de pensamientos, había caminado llevando a Dee conmigo hasta la planta baja, sosteniendo aquella dulce mano, que me creaba sentimientos tan contradictorios como paz y nerviosismo.
avatar
Satine Lawler

Femenino Mensajes : 41
Fecha de inscripción : 19/10/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Palomitas, coca cola y una pelirroja de ensueño [Priv]

Mensaje por Deirdre Mc Rigan el Jue Nov 13, 2014 1:41 pm

- ¡Recreativos, recreativos! – contesté frente a su invitación. Era tan sumamente mala en los recreativos que me lo pasaba como una cría. – ¡Me parece una fabulosa idea!

Como ella misma me había llevado a la planta baja proponiéndome ese plan empecé a acelerar el paso hasta llegar dentro de los recreativos donde no pude evitar dar brinquitos de felicidad. Aquel lugar estaba lleno de lucecitas de colores que te invitaban a probar una partida. Estaba desde el típico billar en el cual siempre conseguía tirar las bolas fuera de la mesa, a los que tenían grandes armas para matar monstruos o zombies. Observaba feliz a los niños jugar con aquellos recreativos, a unas chicas bailando en uno de esas máquinas que traen de Japón donde la pantalla te indicaba que flecha debías pisar y moverte al ritmo de la canción e incluso algunas maquinas donde debías aporrear bichitos que salían de sus madrigueras, el más deseado entre los infantes.

Finalmente llegamos al que Satine ansiaba jugar y lo miré con algo de temor. Eran dos motos azules y blancas de estilo deportivo de competición que se notaban que su sillín estaba algo desgastado de tanto usarlo. La acaricié un poco y me senté sobre ella acomodando mi vestido. Mire a Satine y le sonreí mientras introducía un euro en cada moto.

- Aquí invito yo querida. – sonreí picarescamente sin dejar de mirarla. - ¡Ah! Y ponte el casco, sería un enorme fiasco si nos descarrilamos, me niego a pasar la noche en un hospital, ¡que quede claro!

Sé que cada vez que abría la boca era para decir una tontería, pero por lo que había visto hasta ahora ser así de natural no le disgustaba a mi querida Satine.
Me puse mi casco imaginario y dirigí mi posición mirando fijamente la pantalla que nos indicaba por donde teníamos que ir en aquel circuito que sabía que iba tener más curvas que un camino hacía la cima de una montaña. Y así fue. Comencé después de ver un gran “GO” en la pantalla. Era pésima jugando a aquel juego pero me lo estaba pasando como una cría en su primer día en una feria. Intenté no salirme mucho de aquel circuito e intentar continuar mientras veía de reojo a Satine subida en aquella moto.

- ¡Ajjj! – grité algo desesperada. - ¡¿Cómo puedo ser tan mala?!

Pero pese a aquello continué la carrera riéndome y disfrutando de aquel maravilloso momento.
avatar
Deirdre Mc Rigan

Femenino Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 22/10/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Palomitas, coca cola y una pelirroja de ensueño [Priv]

Mensaje por Satine Lawler el Jue Nov 13, 2014 5:58 pm

Mi adorada Dee hacía que una sonrisa iluminase mi rostro cada vez que habría la boca. Le agarré una gran ventaja desde la salida, realmente era pésima en las motos, y yo no me había oxidado en absoluto, me inclinaba hacia un lado y otro sin salirme del carril, acelerando al máximo en las rectas y desacelerando ligeramente en las curvas, amaba tocar rodilla aunque fuera en los juegos. Recuerdo que de pequeña pensaba para mis adentros en ser una experta en las motos y competir, pero aquel sueño se vio frustrado al darme cuenta de que era un mundo de hombres y no había cavidad para mi... Siempre era lo mismo... El fútbol, las competiciones de artes marciales o natación, las carreras de coches y motos... Siempre las más importantes eran de hombres, las mujeres estábamos en segundo plano. Mi frustración se reflejo en el juego, pues pasé rápidamente a Dee y me acercaba a la última vuelta, en la cual aceleré una y otra vez hasta llegar a la meta antes que ella. Baje de la moto y dando un saltito exclamé victoriosa "¡Gané!".

Otro día con más tiempo podríamos venir y bailar un rato y echarnos una partida a los bolos, pero si queremos cenar va siendo hora de que volvamos a casa, que además quiero preparar las camas y demás cosas. Allí podríamos jugar a la wii que la tengo o a las cartas, vamos yendo hacia casa.— Le comenté mientras la agarraba de la mano y la llevaba hacia donde tenía la bici. Una vez allí le quité el candado a la bicicleta y la dejé apoyada, esperando a que Dee subiese.

Te puedes sentar en el sillín, un poco hacia delante, yo me ocupo de conducir hasta casa, pedalearé de pie, antes de que te des cuenta llegaremos.— Le comenté sonriente. Realmente el día había sido maravilloso, había podido jugar con Dee en los recreativos del centro comercial y ver aquella película tan divertida a su lado, sintiendo el calor y la suavidad de su mano. No estaba muy segura de qué era lo que estaba naciendo en mi interior hacia aquella muchacha pelirroja, pero era algo que no había sentido nunca por nadie, y menos por una mujer... Aquella pecosa era más que mi amiga, el corazón me latía con fuerza cuando recordaba el roce de sus suaves y cálidos labios. Me gustase admitirlo o no, aquella preciosidad ya era mucho más que una amiga para mí... y deseaba averiguar qué era lo que me ocurría.

Tema Cerrado

avatar
Satine Lawler

Femenino Mensajes : 41
Fecha de inscripción : 19/10/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Palomitas, coca cola y una pelirroja de ensueño [Priv]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.