Un cumpleaños, sellos y la tinta de una pluma [Priv.] [+18]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un cumpleaños, sellos y la tinta de una pluma [Priv.] [+18]

Mensaje por Nana Tsubame el Miér Nov 05, 2014 12:11 am

"Querido Lautaro-kun:

Perdona que no te escriba mucho por el teléfono móvil, todavía no me aclaro demasiado con el tan lujoso regalo de Juliette y eso que llevo más de un mes intentando acostumbrarme a él, pero poco a poco voy aprendiendo. Esto se me hace un poco embarazoso de contártelo, pero mi menstruación bajó con normalidad, así que no hay de qué preocuparse por aquel encuentro tan romántico y especial que tuvimos. Te adjunto una foto de Hachiko, está más grande, pero la veterinaria dice que su tamaño no será mucho mayor del actual, pues es una "raza" pequeña. Es hiperactivo, me hace correr detrás de él por toda la casa y me agota, pero es tan divertido y cariñoso... ¡Además se lleva genial con Sayuri!

Ya me he acostumbrado a vivir en la nueva casa, es bastante más amplia que la otra, tiene tres habitaciones enormes, dos de matrimonio y una individual, la cual habíamos pensado en alquilar a algún estudiante para tener unos ingresos extras, pues me tengo que comprar una cámara de fotos para la carrera y no me alcanza con lo que tengo ahorrado. El salón es también muy amplio, la cocina comodísima y atención ¡Tengo mi propio baño en suite! ésta casa es como un sueño, mi dormitorio da a un pequeño jardín privado con las paredes muy altas, Hachi y Sayu se la pasan pipa jugando ahí, además tengo hasta toldo así que ni el pasto se me quema y ellos pueden echarse la siesta sin insolarse.

Se acerca mi cumpleaños, en quince días podré celebrar mis dieciocho primaveras, que irónico, porque estamos en primavera ¿no? jejeje Tengo muchísimas ganas de verte, quiero poder abrazarte de nuevo y que juegues con Hachiko... Te amo mi amor, espero verte pronto.

XXXX                 Nana"


Aquella era la carta que le había mandado a Lautaro exactamente hacía quince días, lo que me hizo recordar que debía recargar mi pluma de tinta. Me levanté algo somnolienta, a penas eran las siete de la mañana y ya estaba de pie, con Hachiko y Sayuri dando saltitos sobre mi cama. Fui al armario y agarré un vestido florido de color azul oscuro lleno de flores blancas y amarillas, contrastando los pequeños tonos claros a lo largo de todo el vestido, el cual era largo hasta casi las rodillas, con mucho vuelo, desmangado y con el cuello en uve, abotonado por delante desde el cuello hasta el final de la falda. En los pies me coloqué unas sandalias planas de trenzas marrones, con tres trenzas que sostenían mis pies. Até con un moño mi cabello, dejando mi flequillo hacia un lado, liberando mi mente de la rectitud de éste, y con dos mechones largos cayendo a los costados de mi rostro.

Agarré el maletín de ganchillo que Juliette me había regalado y terminé de hacerle los últimos puntos al jersey que llevaba todo el mes haciendo, dejando por fin terminando el jersey verde claro que le había hecho a Lautaro, con el símbolo del "om" en el centro dentro de un círculo bordado con la negra. Sonreí al ver mi trabajo por fin finalizado, era bastante holgado por lo que le quedaría cómodo seguro, estaba deseosa de algún día poder dárselo, si no ahorraría para poder enviárselo. Pude escuchar la puerta de casa cerrarse, supuse que mi padre iría antes a trabajar para poder volver a la noche temprano para celebrar mi décimo octavo cumpleaños, desde que tenía aquel nuevo trabajo, vivíamos de manera más cómoda, pues podía incluso manejar sus horarios.

Miré mi habitación sonriente, realmente era hermosa, toda en color rosa pastel con flores blancas pintadas, la puerta del jardín de cristal corredera, la cual abrí para abastecer de comida y agua a mis pequeñas mascotas y que pudiesen disfrutar de la pequeña porción cuadrada de césped. El collar azul que lucía Hachiko con la placa redondeada con su nombre era un regalo que le había hecho mi padre, estaba feliz de que él le hubiese agarrado a Hachi el mismo cariño que le tenía yo. Continué mirando a mi al rededor y observé mis estanterías color crema llenas de mangas, mi gran escritorio blanco con su flexo rosado y la pila de apuntes de la prueba de acceso a la universidad la cual había aprobado dos días antes. Ésta vez ya no tenía futón para dormir, pues ahora tenía una gran cama blanca con una manta rosa pastel con una gran flor con el centro amarillo y los pétalos blancos en el centro, la cual había hecho yo con las agujas y las lanas que mi tan adorada amiga Juliette me había regalado.

¡Era injusto! En todo el tiempo en el que había estado en París no la había podido ver, entre el ingreso que ella también lo había hecho y el aclimatarse al nuevo lugar no habíamos tenido tiempo de vernos, pero cierto era que nos escribíamos con frecuencia por el teléfono, y que continuamente ella me metía dinero en él, he de admitir que más del que gastaba. Me coloqué un poco de perfume y lo guardé en el baño, al pequeño baño que podía acceder desde la pequeña puerta blanca de al lado del gran armario blanco que había frente a la cama. De pronto el timbre de la puerta sonó, y me apresuré a ir a abrir, tanto que tropecé con la gran cama celeste de Hachiko y caí al piso torpemente. Me apresuré a levantarme y sacudir el vestido, daba gracias que aquella casa no tenía dos planas y cuando abrí la puerta, mi sorpresa se presentó en mi rostro dejándolo pálido y con los ojos muy abiertos. Ahora entendía por qué los ladridos de Hachiko podían escucharse desde mi habitación.

_________________


~ Cronología y Ficha ~:



avatar
Nana Tsubame

Femenino Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 16/10/2014
Humor : Tímidamente reservada º/-/º

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un cumpleaños, sellos y la tinta de una pluma [Priv.] [+18]

Mensaje por Lautaro Borges el Miér Nov 05, 2014 6:55 pm

A pesar de que durante este ultimo mes me encontré completamente repleto de actividad, ya que tuve que buscar un lugar donde vivir en París, estudiar y rendir el ingreso en la universidad de Sagesse, se me hizo realmente eterno ya que no pude estar compartiendo mucho tiempo con Nana, la carta que me había mandado fue realmente como un mensaje caído del cielo, dándome fuerzas para continuar realizando todo lo que tenía planeado ya que quería llegar por sorpresa a su casa para decirle que me mudaría a París por lo que no tendría que preocuparse por la distancia, podríamos vernos siempre que quisiéramos, hasta reunirnos para estudiar juntos, me tenía muy ilusionado todo.

Hacía un par de días que me había conseguido instalar en París, pero entre las mudanzas, las cuales siempre se tarda un par de dias para poder instalarse como es debido, y el examen tedioso de ingreso, que afortunadamente aprove, si bien no es que me sacara una nota sobresaliente debía admitir que no lo había hecho precisamente con la nota justa lo cual era normal ya que me había dedicado a estudiar mucho más de lo que acostumbraba no quería por nada en el mundo fallar ese examen ya que de ello dependía mi estancia en París, es decir su justificación, me fue muy complicado verla, quería caer de sorpresa en su casa para que me viese y allí darle la sorpresa, estaba un tanto nervioso mientras me dirigía a su casa, la cual no me costo mucho encontrar afortunadamente, en mis manos llevaba su regalo el cual sabía que necesitaría, no era nada mas ni nada menos que una Cámara de fotos profesional, ya que me había comentado por mensajes que ella había ingresado en Fotografía estaba seguro que ese regalo le haría mucha falta, además de mucha ilusión.

Me encontraba algo nervioso, llevaba puesta una remera de lino color negra con unos pantalones vaqueros de un celeste muy pálido, tenía los cabellos aún algo alborotados, me quede parado frente a su puerta un buen rato sin estar seguro si tocar o no, tenía hasta cierto miedo de estar equivocándome de puerta y que fuera la casa de alguien más, siempre me habían incomodado mucho esas situaciones por lo que prefería evitarlas lo maximo posible, rara vez iba a la casa de alguien sin que me acompañasen la primera vez, además del hecho que realmente era muy temprano en la mañana, pero finalmente tragué saliva y toque el timbre esperando que saliera Nana o el señor Takahashi.

Para mi sorpresa comencé a escuchar los ladridos de Hachiko o al menos eso fue lo que pensé, Nana abrió la puerta, se encontraba preciosa con aquel vestido de color Azul, quizás se debiera al hecho de que hacía mucho tiempo que no la veía, pero estaba mucho más hermosa de lo que podía recordarla, le sonreí ampliamente mientras le extendía con mis manos el regalo que le había hecho, me encontraba algo ansioso por ver su rostro al abrirlo,

-¡¡¡Feliz Cumpleaños Cariño!!!


Última edición por Lautaro Borges el Miér Nov 05, 2014 9:09 pm, editado 1 vez
avatar
Lautaro Borges

Masculino Mensajes : 7
Fecha de inscripción : 04/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un cumpleaños, sellos y la tinta de una pluma [Priv.] [+18]

Mensaje por Nana Tsubame el Miér Nov 05, 2014 8:11 pm

Agarré aquel paquete que me estaba extendiendo Lautaro, envuelto en un hermoso papel color crema con corazones de colores, lo dejé con suavidad sobre el mueble del recibidor todavía perpleja. Me volví a girar para verlo, realmente era él, realmente estaba aquí, en París. Pude notar como una lagrimilla caía por mi rostro debido a la emoción, aquel chico era tan impredecible, tan maravilloso, tan perfecto... Realmente sentía que tenía el mejor novio del mundo y así lo creo. Cuando tuve percepción de que aquello era realidad me abalancé sobre él, abrazándolo con fuerza, parecía un sueño hecho realidad, me sentía como en una de las historias shojo que solía leer, con la única diferencia de que ésto era real.

¡Lauta eres tú! ¡¿Qué haces aquí?! ¡Pasa, pasa!— Le dije un pelín eufórica, tras lo cual lo besé y lo tomé de la mano, haciéndolo pasar y cerrando la puerta. Tomé con mi otra mano la gran caja que me había dado y corrí hacia mi dormitorio con él a rastras. Al abrir la puerta Hachiko saltó hacia él, dando ladrido y correteando como loco entre sus piernas.

¡Hachi, Sayu! ¡Es Lauta!— Le exclamé emocionada. No podía creerlo, ¡Estaba aquí, a mi lado! Me quedé observando la gran caja que me había dado, no solía recibir regalos de cumpleaños de alguien que no fuera mi padre, por lo que me sentía bastante nerviosa. Lo recorrí con la mirada, dudando si abrirlo o no, aquel papel de regalo era demasiado hermoso para romperlo, por lo que comencé a resquebrajarlo con cuidado para guardar un trocito de aquel hermoso papel, el cual me apuré a dejar sobre el escritorio. Rompí el papel que lo recubría y para mi sorpresa me encontré bajo el envoltorio una caja con una cámara de fotos y no una cualquiera... ¡Nada más y nada menos que una Sony! Me apresuré emocionado y sorprendida a abrir aquella caja y saqué del interior la cámara, era hermosa, con la pantalla rotatoria y muchísimas opciones. La armé equipándole la batería y me apuré a ponerla a cargar en el enchufe que había sobre la mesita de luz.

¡Gracias Lautaro-kun! ¡Me encanta! Además me hacía muchísima falta una cámara— Le grité emocionada mientras me tiraba sobre él, haciendo que ambos cayésemos al suelo quedando abrazada encima de él. Pensar en regalos me hizo recordar que debía darle el suyo, aquel jersey que le había hecho. Fui a gatas hasta donde se encontraba y volví deslizándome por el suelo para entregárselo, Sayuri y Hachiko continuaban dando vueltas a nuestro al rededor.— Ahora no hace mucho frío para que lo utilices, pero puedes usarlo en invierno si gustas, lo he hecho yo, perdona si no está muy bien, es el segundo que hago.— Le comenté algo avergonzada. El primero que había hecho era uno verde clarito con una zanahoria en el centro, me había quedado un poco grande para mí, pero me encantaba y podía decir que era una de mis prendas favoritas.


_________________


~ Cronología y Ficha ~:



avatar
Nana Tsubame

Femenino Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 16/10/2014
Humor : Tímidamente reservada º/-/º

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un cumpleaños, sellos y la tinta de una pluma [Priv.] [+18]

Mensaje por Lautaro Borges el Dom Nov 16, 2014 3:44 am

Al verla tan eufórica por verme sentí que todo había valido la pena, aquel beso realmente fue uno de los más dulces que había sentido, quizás debido al hecho de que hacía mucho tiempo que no sentía sus labios sobre los míos, me deje llevar por ella hasta su habitación con una gran sonrisa, me encantaba cuando la veía tan entusiasmada, sentía el ladrido del pequeño Hachiko, al cual también había extrañado bastante, en cuanto Nana me soltó la mano me agache a acariciarle entre las orejas, aquella pequeña bola de pelos parecía por una lado no haber cambiado en nada desde el momento que lo conocí y por otro lado no me había olvidado afortunadamente.

-Entre en Literatura en la universidad de Sagesse.- le comenté respondiendo a la pregunta que me hizo al verme.- quería que fuera una sorpresa para tu cumpleaños, el llegar aquí y que te enteraras de esto.- continué con una gran sonrisa.- En Sauville no tenía ningún motivo real por el cual quedarme, pero aquí estabas vos por lo que me pareció una buena idea venir aquí, así podríamos estar juntos más tiempo.

Me quede observándola mientras miraba la caja, me resultaba gracioso en cierta forma la manera de hacerlo, ya que de donde venía siempre el papel era algo que se rompía sin más, ya que se solía decir que daba suerte, pero quizás fuera a causa de su personalidad ya que solía apreciar todo de alguna manera, el papel había que admitir que siempre fueron lindos los motivos que solían darle, muy alegres por lo cual era en cierta forma lógico que quisiera preservarlo a pesar de que no fuera algo común.

-Lo sabía.- le contesté.- fue por ello que decidí regalártela, de otra manera te hubiera sido muy difícil poder estudiar fotografía.- le respondí con una sonrisa, realmente me alegraba que le haya gustado el regalo, sin embargo lo que no me esperaba es que yo recibiría un obsequio, menos de quien cumplía los años.

Tomé el pulouver tejido a mano, el cual tenía un Om en el centro del mismo, me apresuré a medirme lo con los hombros, el cual quedaba casi perfecto, realmente pensé que mi novia era una genial, a tan corta edad y cocinaba como una madre, tejía como una abuela, y tenía un corazón más grande que ambas, me apresuré a abrazarla y darle un fuerte beso en los labios.

-Me encanta, realmente eres increíble.- le dije una vez finalicé aquel corto beso.- ya quisiera que fuese invierno para poder usarlo.- le comente mientras le sonreía, me encontraba realmente feliz de estar a su lado nuevamente, y con cierta euforia por el momento.

-Tengo que darte mi dirección, puedes visitarme siempre que lo desees, a diferencia de Rou ya tendremos mucha más libertad para movernos, me gustaría poder quedar aunque sea para estudiar juntos.- le comenté, era algo que no estaba seguro si le gustaría, pero en mi país era algo muy regular que amigos que estudiaran cosas distintas se juntaran a la hora de hacerlo.


Última edición por Lautaro Borges el Dom Nov 16, 2014 6:02 pm, editado 1 vez
avatar
Lautaro Borges

Masculino Mensajes : 7
Fecha de inscripción : 04/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un cumpleaños, sellos y la tinta de una pluma [Priv.] [+18]

Mensaje por Nana Tsubame el Dom Nov 16, 2014 8:15 am

Estaba realmente contenta, podría estudiar fotografía tranquila, además tenía a Lautaro en París, estaríamos juntos de nuevo, sin tener una distancia que nos torture. Me alegraba gratamente ver la ilusión que le hizo el jersey que le había hecho, realmente temía que no les gustase, pero ver que se lo "probaba" por encima me dio a entender de sobra que le había encantado, sumado a aquel comentario halagador. Me quedé observando mi maletín con lanas y agujas de crochet y no pude evitar sonreír con ternura, realmente extrañaba a Juliette y deseaba verla cuanto antes.

Debo darle las gracias a Juliette, ella fue quien me regaló el maletín de ganchillo y fui practicando con esfuerzo y dedicación. Realmente me descubrió un mundo de colorines creativos bastante risueño. ¡Me encanta!— Le comenté sonriente mientras sacaba una mochila que había hecho col una lanita multicolor. Aquella era mi mochila favorita sin duda alguna, el punto me había quedado bastante apretado, pero aun así me encantó cómo me había quedado sumado al hecho de que fue una de las primeras cosas que había hecho con el ganchillo, y había utilizado mi lana favorita, multicolor de tonos vivos. Agarré a Lautaro de las manos y lo caminé hacia atrás, arrastrándolo conmigo mirándole a los ojos, cuando mis piernas toparon con la cama me dejé caer en ella, arrastrándolo conmigo haciendo que cayese sobre mí.— Te he echado de menos, Lautaro-kun...— Le dije mirándole a los ojos con dulzura.

Llevé una de mis manos a su nuca, enredando mis dedos con su pelo, la otra fue a su rostro, acariciándolo como en busca de una percepción que me diera a entender que aquello era real. No podía quitar mi mirada de aquellos ojos que tanto me enloquecían, con suavidad, acerqué su rostro empujando desde su nuca, besando con suavidad sus labios, catando nuevamente su lengua. Podía notar que mi cuerpo le llamaba, pidiendo que estuviese de nuevo conmigo, rogando volver a fundirnos siendo uno. Lo abracé por el cuello con fuerza, empujándole y dejando su cuerpo contra el mío, por algún motivo, ya no sentía prácticamente vergüenza cuando estaba con Lautaro-kun, era cómo si él fuese parte de mí, haciéndome sentir tan cómoda y tranquila. Respiré hondo y me separé de sus labios para clavar mi mirada en la suya.

Te he echado de menos... mucho... quiero volver a ser tuya...— Vale, he de admitir que decir aquello me hizo sentir vergüenza, pero aun así, tragué en seco y continué con lo que sentía.— Te amo...— Dije mientras abría con una mano el cajón de la mesita de noche y sacaba uno de los preservativos de la caja que había comprado para cuando volviese a ver a Lautaro.

_________________


~ Cronología y Ficha ~:



avatar
Nana Tsubame

Femenino Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 16/10/2014
Humor : Tímidamente reservada º/-/º

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un cumpleaños, sellos y la tinta de una pluma [Priv.] [+18]

Mensaje por Lautaro Borges el Vie Nov 21, 2014 5:31 am

Verla con aquel estuche con sus cosas para hacer crochet, sonriente me alegraba mucho, realmente comenzaba a darme algo de curiosidad esta tal Juliette ya que era alguien quien al parecer le estaba dando muchas alegrías a mi querida novia, parecía ser alguien importante en la vida de Nana, me alegraba saber que tenía a alguien tan cercana, lo que me hacía preguntarme si algún día la conocería, me sentía muy relajado a su lado finalmente, y el hecho de al fin estar juntos era algo que me tranquilizaba enormemente, ya que el tiempo que pasaba con ella realmente era muy valioso para mí y por lo que podía apreciar para ella también lo era, ya que podía verse el tiempo que me dedicaba, el jersey que me había hecho con tanto esfuerzo era una gran prueba de ello.

Repentinamente se levanto guiándome hacia no se donde mirándome fijamente a los ojos, aquellos que realmente conseguían embobarme por momentos, finalmente se tiro de espaldas a su cama, arrastrándome consigo, en ningún momento perdí de vista sus ojos como si me hipnotizaran, aquella frase me dejo realmente atontado del gusto, la forma en que me decía Lautaro-kun, una forma que era tan suya, las caricias de sus manos por los cabellos de mi nuca y en mi mejilla conseguían relajarme completamente, sentía que en sus brazos era el lugar al que pertenecía.

Realmente debió extrañarme como para que aquella jovencita tan tímida tomara la iniciativa de aquella manera, acercándome a sus labios para darme uno de los besos más cálidos que había sentido en mucho tiempo, realmente extrañaba mucho sentirla cerca, pero en el momento en que mencionó cuanto me echaba de menos no pude evitar sonrojarme un poco, en especial por el hecho de que me dijese que quería volver a ser mía, pero no podía negar que era algo que también deseaba desde hace tiempo repetir, vi como mientras me decía que me amaba deslizaba su mano por un cajón sacando un preservativo, realmente estaba esperando que volviese.

-Y yo te amo a vos, Nana, mucho.- le respondí con un susurro en su odio, mientras que con una mano fui acariciando su brazo hasta llegar a la mano portadora de aquel pequeño paquetito de plástico.

comencé a besar su cuello lentamente, esta vez quería hacerlo tranquilamente con ella, disfrutando de cada beso que le diese, cada caricia, cosas que había deseado por tanto tiempo no quería que se convirtieran en un acto tan efímero, lleve una de mis manos hacia su pierna acariciándola suavemente mientras que con mis labios recorrida su cuello, bajando lentamente, mientras comenzaba a sentir como mi pantalón comenzaba a quedarse chico, por decirlo de alguna manera.

Comencé a conducir mi mano por debajo de aquel vestido azul que llevaba, no con intención de quitárselo, realmente era algo que le quedaba muy bien, simplemente buscaba hacerme con su ropa interior, para no quedarme con ningún impedimento para poder complacerla como ella me había dicho que quería, una vez que me tope con ella comencé a quitársela lentamente mientras no paraba de besar su cuello y parte de su pecho muy suavemente, y ya con el preservativo en mi mano salí de encima suyo, para dirigir mi rostros a su entrepierna, mientras acariciaba sus muslos con ambas manos, comencé a besar lentamente su sexo y a lamerlo lentamente, sin prisa pero sin pausa, quería darle un reencuentro que no se olvidara jamás.
avatar
Lautaro Borges

Masculino Mensajes : 7
Fecha de inscripción : 04/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un cumpleaños, sellos y la tinta de una pluma [Priv.] [+18]

Mensaje por Nana Tsubame el Vie Nov 21, 2014 7:06 pm

Puse sentir las caricias de Lautaro-kun por mi brazo hasta llegar a aquel preservativo que tenía en mi mano y tanta vergüenza me había dado sacar. Aquel te amo susurrado en mi oído hizo que me estremeciese, poniéndome la piel de gallina y erizando hasta el último pelo de mi cuerpo. Que comenzara a besar mi cuello de aquella manera tan dulce y sensual, no pudo evitar que me excitase y estremeciese todavía más. Era una reacción automática la que provocaba Lautaro en mi, en cuanto su cuerpo me tocaba el mío reaccionaba inmediatamente. Las caricias de sus manos por mi pierna hacía que me desesperase de placer, deseaba con todo mi ser volver a sentirle, volver a ser uno... Pude notar cómo se deshacía de mi ropa interior, despojándome de aquella prenda tan molesta que le impedía poder tomarme.

Cuando sentí se incorporó, imaginé que dejaría al aire de nuevo sus aptitudes masculinas, pero cuando sentí que se dirigió hacia abajo con su rostro me sentí muy perdida... "¿Que debería hacer?" Pero antes de poder seguir pensando, pude sentir los besos y la lengua de Lautaro-kun por mi seno, haciéndome soltar un gemido medio ahogado. Era increíble el placer que me estaba dando y yo sin saber cómo actuar, una de mis manos agarró con fuerza la manta, apretándola, mientras que la otra se dirigió a mi boca en la búsqueda de silenciar mis gemidos, el problema era que no podía pensar demasiado y mi mano se colocó con el puño cerrado y los nudillos contra mis labios. No podía aguantar más, estaba completamente excitada, sentía como mi vagina palpitaba con fuerza y de pronto, aquella sensación se esparció por todo mi cuerpo, haciéndome retorcer de placer, soltando un sonoro y estridente sonido que retumbó por toda la casa.

Me sentía muy avergonzada, pero todavía quería sentir a Lautaro-kun, mi respiración estaba agitada, entre cortada y sentía que mi corazón escaparía en cualquier momento de mi pecho. Lleve una de mis manos hacia el pelo de Lautaro-kun, pasando mis manos entre sus cabellos. Cuando pude retomar el aliento, me incorporé y busqué su rostro con mis manos, tomando sus mejillas y lo acerqué para fundir sus labios con los míos, pudiendo sentir un extraño sabor en aquellos besos, que imaginé sería por mi culpa. Tras aquel beso me separé con suavidad y el rostro bajo con la mirada a un lado, bastante tímida y avergonzada para qué mentirnos...

"Etoo..." Quiero sentirte dentro de mí.— dije por lo bajo, muerta de vergüenza, esperando que Lautaro-kun tomase las riendas de todo para quitarme peso de encima...

_________________


~ Cronología y Ficha ~:



avatar
Nana Tsubame

Femenino Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 16/10/2014
Humor : Tímidamente reservada º/-/º

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un cumpleaños, sellos y la tinta de una pluma [Priv.] [+18]

Mensaje por Lautaro Borges el Miér Dic 03, 2014 1:51 pm

Continué estimulando aquella zona hasta lograr que ella llegase al clímax, el escucharla gemir de esa manera tan estridente finalmente quedo rendida algo jadeante, me encontraba muy excitado a esa altura y deseoso de poder penetrarla, sentir como su cuerpo rodeaba mi miembro como sucedió aquella vez en Sauville, deseando repetirlo nuevamente, pude ver como se incorporaba y me besaba con aquellos labios tan dulces y tiernos que tenía, para luego separarse de mi lentamente, con timidez, en el momento en que me mencionó que quería sentirme dentro le respondí con una tierna sonrisa y le acaricie el rostro inclinándome hacía ella, conduciéndola a recostarse nuevamente mientras le daba un beso más intenso.

-Como desees.- le susurré al oído con suavidad mientras acariciaba su cuerpo suavemente, tomé el condón y lo abrí con mis dientes para luego comenzar a colocármelo con cuidado estirándolo hasta la base de mi virilidad.

Lentamente me puse sobre ella y lentamente comencé a penetrarla, mientras le besaba el cuello, podía sentir cuan apretada se encontraba su vagina por lo que fui despacio, y a medida que comenzaba a sentir que iba con mas fluidez comencé a embestir con más ímpetu, me erguí poniéndome entre las piernas de Nana, con una a cada lado sosteniéndola desde los tobillos y comencé a embestirla frenéticamente, me encontraba totalmente fuera de mi, observando el rostro de mi amaba mientras gemía de placer.

Por momentos sentía como se me cansaban las piernas de realizar aquel movimiento, pero seguí de todas formas hasta que podía sentir como por dentro algo quería salir y paré un instante, deseaba correrme junto con ella, no antes ni después, quería que fuese algo que compartamos en el momento justo, me detuve un instante bastante agitado y me acerque a sus pechos los cuales comencé a acariciar sintiendo la suavidad de su piel, arquee mi espalda para poder alcanzarlos con mis labios y besarlos suavemente mientras lentamente comenzaba a embestirla, a medida que comenzaba a excitarme más por lo que hacía comencé a succionarlos y presionarlos suavemente con mis dientes sin hacerle mucho daño.

Deseaba tenerla sobre mi pero era algo que no quería pedirle, esta vez quería que fuese para su placer completamente, comenzaba a sentir nuevamente esa sensación de que estaría apunto de acabar, pensando en si debería contenerme o dejarme llevar, pero algo me hizo imposible contenerme, a pesar de que intenté parar podía sentir un palpitar de su sexo y aquel estimulo logró hacerme correr, sintiendo como todo mi cuerpo comenzaba a perder sus fuerzas, terminando sobre Nana completamente rendido y exhausto, con la respiración entrecortada.

-Te Amo Nana.- le dije casi como un susurro, completamente exhausto con mi cuerpo totalmente relajado.
avatar
Lautaro Borges

Masculino Mensajes : 7
Fecha de inscripción : 04/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un cumpleaños, sellos y la tinta de una pluma [Priv.] [+18]

Mensaje por Nana Tsubame el Miér Dic 03, 2014 2:45 pm

Aquel susurro diciéndome que cómo yo desease consiguió estremecerme todavía más, lo observé colocarse el preservativo en aquel gran miembro erecto que tanta vergüenza me daba todavía simplemente verlo. Cuando se puso sobre mí y me penetró con aquel enorme falo, no pude evitar soltar un quejido de placer, estremeciéndome al máximo con cada beso que me daba en el cuello, sintiendo que me volvería loca del placer en cualquier momento. Cuando creía que no podría sentir más placer que en aquel momento, no tardé en descubrir que estaba realmente equivocada, pues no esperaba en absoluto lo que venía después. Cuando sentí sus firmes manos sosteniendo mis tobillos y sus brutales acometidas, me llevé las manos abiertas hacia el rostro para ocultarlo de la vergüenza, pero no duré ni un instante así, pues Lautaro me estaba dando más placer del que podía imaginar y mis gemidos resonaban en toda la casa. Por momentos temía que mi padre volviese y escuchase mis gritos de placer y mis fuertes gemidos con mi voz de pito, pero aun así no pude parar.

¡Más, Lautaro-kun, dame más!— Grité con mi suave y fina voz mientras gemía, mi rostro debía verse muy rojo y sudado, sentía que explotaría de placer en cualquier momento y una vez más Lautar-kun consiguió hacer que sintiese todavía más placer del que jamás habría imaginado posible sentir. Sus labios, sus dientes e incluso su lengua atacaron mis pechos, apoderándose de ellos, induciendo que se endureciesen. Cada succión y cada mordisco me hacía soltar un gran grito estridente de placer. Sentía que no podría más, volvía a sentir a mi cuerpo llegar de nuevo al clímax, notando aquel miembro más duro de lo que estaba, consiguiendo que estallase en un profundo placer, haciéndome acabar con aquel miembro erecto dentro de mí.

Pude notar que Lautaro-kun llegó también al clímax en el momento que calló sobre mí exhausto, el problema fue es que cayó sobre mi nariz, dándome un golpe en el tabique con su frente, haciendo que saltasen unas lágrimas de mis ojos, las cuales limpié rápidamente para que no lo notase. Me froté la nariz y lo pude notar exhausto sobre mí. Cuando de su boca salieron tan dulces palabras lo abracé con toda la fuerza que mis enclenques brazos me dejaron.

Yo también te amo, Lautaro-kun— Le dije con dulzura mientras lo estrechaba entre mis brazos.— ¡Pero yo te amo más!— Le dije a modo de pelea en broma.

[Tema Cerrado]

_________________


~ Cronología y Ficha ~:



avatar
Nana Tsubame

Femenino Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 16/10/2014
Humor : Tímidamente reservada º/-/º

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un cumpleaños, sellos y la tinta de una pluma [Priv.] [+18]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.