El aroma de un libro y un corazón empolvado [Priv.]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El aroma de un libro y un corazón empolvado [Priv.]

Mensaje por Annie Wickham Pardo el Jue Nov 20, 2014 9:23 pm

Miré el reloj y daban las diez y media cuando llegué a Sagesse, quería aprovechar que tanto Ale como Lucía estaban en el colegio para poder ir a la biblioteca para buscar algún libro que leer, hacía mucho que no leía y pensé que quizás en aquella biblioteca tendrían algún libro es castellano, pues mi primo tío Claude me había comentado que tenía entendido que la biblioteca de Sagesse era inmensa y aquello debía comprobarlo, pues aunque había estudiado en aquella universidad, siempre había usado la biblioteca municipal para cualquier consulta o búsqueda. Al entrar en aquel edificio pude sentir que mi tío se había quedado corto... ¡Aquello era un paraíso! Podía sentir el aroma de los libros, de la tinta de sus hojas, me embriagaba con el sólo hecho de inhalar.

Busqué por las librerías y observé la cantidad de secciones y de títulos que en ellas habían. No podía ver todas las estanterías a la vez, pero de haber podido lo habría hecho, encontré la sección es castellano y me dispuse a ver que había en ella, deteniéndome en el título "Cumbres borrascosas", ¡No sólo tenían obras españolas si no que también tenían obras traducidas al castellano! ¡Hoy es mi día de suerte! Agarré aquel clásico de la literatura inglesa y lo puse entre mis manos. No había perdido más de diez minutos en aquello y me dispuse a pasar por el mostrador de la entrada para solicitar aquel libro que tanto me gustaba y deseaba releer. Me preguntaba si yo también me casaría con la persona que amo, es un sueño que siempre he tenido y bueno... una con veintitrés años ya va pensando hacia dónde encaminar su vida, aunque he de admitir que ahora debía centrarme en los adolescentes que tenía a mi cargo, que era lo que más me preocupaba.

Quería ver a Karim, pero me encantaría poder arreglarme por una vez para que me viese coqueta... me mire a mi misma y arreglé cómo pude mi ropa, llevaba unas mayas negras tipo legins, con una camiseta larga a modo vestido, terminando por la mitad del muslo, de color gris sin ningún estampado y en los pies unas bailarinas de tela negras. Me miré la esclava y suspiré... al menos tenía a mi "Ohana"... aquellas pulseras que compartía con mis hermanos iban a aumentar su número en uno más, pues el día anterior le había comprado una a mi primo Karim, ya era hora de que fuese parte de ésta familia tan extraña que era la mía. Llevé una de mis manos a mi cabello para asegurarme que la pinza estaba bien colocada y me acomodé rápidamente el flequillo.

Me fui con mi libro a una de las mesas más apartadas y escondidas de aquella inmensa biblioteca en la que no había ni un alma, dejando mi pequeño bolso color café sobre la mesa y sacando el teléfono que tras ponerlo en vibración, mandé un mensaje a Karim diciéndole que estaba en la biblioteca. Esperaba que con suerte terminase los papeleos que tenía que hacer y viniese a buscarme, así podría ofrecerle pasar el día juntos y buscar el momento de darle su regalo. Me ruboricé en pensar en él, "¡Dios mío! ¡Annie que es tu primo!" Me dije a mi misma...
avatar
Annie Wickham Pardo

Femenino Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 20/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El aroma de un libro y un corazón empolvado [Priv.]

Mensaje por Karim Wickham el Vie Nov 21, 2014 4:29 pm

La mañana había sido realmente agotadora, ya que en estos últimos días no había logrado cuadrar los tiempos entre las consultas y las obligaciones que tenía aquí en el despacho, sumado al hecho de que un par de alumnos me habían pedido que revisara las correcciones de algunos exámenes que habían hecho otros profesores por desconfianza, de ser honestos podría haber utilizado el tiempo que tenía libre en casa para adelantar un poco pero eso era algo sagrada para mi, por lo que prefería dejar de lado cualquier otra obligación antes que descuidar a mi familia, no por nada había decidido en su momento mudarme con Annie, Ale y Lucy.

Además que no era eso todo, a diferencia de lo que pensaba al momento de ingresar a la carrera de medicina, tenía que seguir estudiando si es que deseaba seguir ejerciendo como Pediatra, ya que la medicina como toda ciencia se renueva constantemente, y a pesar de que si fuese a dejar de dar consulta y me dedicara plenamente a mi trabajo en Sagesse, me encontraría con la misma realidad, la cual en cierta manera no me molestaba, ya que en si amaba el hecho de ir sabiendo cada día un poco más, pero era algo que me comía su tiempo algunas veces y no siempre disponía de él para todo.

Al rededor de las 10 de la mañana, realmente no me había fijado muy bien que hora era, me llegó un mensaje de Annie diciéndome que estaba en la biblioteca de Sagesse, por un momento miré el papeleo que tenía en el despacho el cual comenzaba ya a darme mucha pereza hacer, pero por fortuna apenas si me quedaban solo un par de exámenes por corregir por lo que decidí ponerme a ello rápidamente para poder ir con ella y así aprovechar para dejar un par de libros que había retirado de allí para hacer algunas consultas.

Miré mi teléfono para ver la hora, daban las once de la mañana, por lo que me apresuré por recoger mi cosas y dirigirme a la biblioteca, tan solo llevaba mi celular, las llaves de casa y uno de los libros que debía devolver, me encontraba bastante apurado por miedo a no encontrarme con Annie, además que con la ansiedad por salir de terminar las cosas rápido y poder salir del despacho sin culpas me había olvidado si quiera de contestarle el mensaje para que supiera que tenía intenciones de ir con ella a la biblioteca. Una vez en ella me dirigí a la recepción a entregar el libro y tras ello me dirigí en busca de Annie por aquella inmensa biblioteca, comencé a buscar por las mesas del fondo hasta que pude dar con ella, fui con sigilo por detrás de ella intentando que no se percatara de mi presencia, y una vez tras de ella, la abrace por detrás y le di un suave beso en la mejilla.

-¿Qué tal la biblioteca?.- le pregunté con una voz suave y baja para no perturbar a la tranquilidad de ese establecimiento.- Es gigantesca, una vez perdí prácticamente todo el día curioseando que había. -le comente mientras me sentaba en una silla a su lado.

Deseaba que quisiera marcharse rápido a casa, quería sacarme el traje negro de una vez para poder usar algo más cómodo y fresco, además que aquella corbata Azul comenzaba ya a parecer más una horca que una prenda de vestir, en parte deseaba quitármela pero debía mantener las formas, a fin de cuentas ya como profesor se debe dar el ejemplo de formalidad, mucho más cuando se asume el rol de Decano de una Facultad.
avatar
Karim Wickham

Masculino Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 19/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El aroma de un libro y un corazón empolvado [Priv.]

Mensaje por Annie Wickham Pardo el Vie Nov 21, 2014 7:49 pm

El tiempo pasaba y Karim no contestaba a mi mensaje... empezaba a temer que ya no vendría... me quedé "leyendo" mientras lo esperaba, y lo digo de ésta manera porque mientras leía que el señor Lockwood llegaba a la finca de Cumbres Borrascosas para conocer al tosco y amargado señor Heathcliff, por mi mente tan sólo resonaba el nombre de "Karim" y el rostro de mi primo, impidiéndome concentrarme el la lectura y comprender lo que estaba leyendo. Despues de leer cómo 100 veces la misma línea sin llegar a comprenderla, me rendí y decidí que mejor sería leerlo en otra ocasión, pero antes de poder cerrar el libro pude notar los brazos de alguien rodearme y sus labios rozando mi mejilla. Su voz terminó por alterarme más y hacerme ruborizar del todo... "¡Era Karim!"

¡Ah! Esto... bien, bien... eres hermo.. ¡-SA! es hermosa, la biblioteca quiero decir.— ¡Ay no...! no sabía ni lo que decía, aquel acto tan espontáneo de mi primo me había conseguido alterar cómo nunca lo había hecho, deseaba haber girado el rostro en el momento en que sus labios besaron mi mejilla para en lugar de toparse con ésta se hubiese encontrado con los míos... Me imaginé por un momento a mi primo ensimismado mirando todas las estanterías como lo había hecho yo al entrar, aquella imagen me hizo ruborizarme aún más de lo que ya estaba.— Va-vamos a casa que tengo que pasar para comprar algo para la comida, hacerla la comida a Lucy y a Ale antes de las dos, que vendrán muertos de hambre y a las tres tienen que entrar en la academia, que hoy les toca.— Comenté rápidamente mientras me levantaba de un brinco.

Me hubiese gustado poder sentarme sobre sus piernas para acurrucarme en su pecho a leer... cosas cómo aquella eran las que anhelaba en el día a día con mi primo... No podía actuar con normalidad, pero tampoco podía confesarle mis sentimientos, era mi primo... y aquello no lo veía normal ni si quiera yo... Respiré hondo y apreté aquel libro contra mi pecho, deseaba con todo mi corazón que por una vez, algo me saliese bien, pero algo como aquello era pedir más que un milagro, era algo imposible y debía aceptarlo... quizás debiese salir y conocer gente... aunque el tiempo no es algo que me sobrase, y cuando lo tenía libre lo deseaba pasar con Karim... en fin.. fuese como fuese... mis ánimos se venían abajo, en el momento en que la realidad me golpeaba con que mi primo, era mi primo. Comencé a caminar en dirección a la salida de la biblioteca, tras la cual salí y el sol me deslumbró, aproveché para adelantarme, pues sabía cual era la plaza del aparcamiento de Karim, llegando lo más rápido que pude para retomar la compostura, apoyada en su coche.


avatar
Annie Wickham Pardo

Femenino Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 20/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El aroma de un libro y un corazón empolvado [Priv.]

Mensaje por Karim Wickham el Vie Dic 05, 2014 2:59 pm

Las palabras de Annie fueron como música para mis oídos, como así lo deseaba ella quería retirarse ya, por momentos no entendía algunas veces las prisas que tenía, como si el tiempo le fuera persiguiendo y sintiera ese pánico por que le alcanzaran las cosas sin hacer cuando aún quedaba una distancia que consideraba más que prudente, al fin y al cabo en cuestión de unos 10 minutos ya estaríamos en casa y recién nuestros pequeños llegarían a las 2 de la tarde, nuestros pequeños.... por un momento pensé en ellos nuevamente como mis hijos más que como mis primos, al ver a Annie siempre me dio un sentimiento extraño, por momentos la veía mucho más que como mi prima, a fin de cuentas no por nada había decidido mudarme a vivir con ella en aquel tiempo pero era algo que me daba miedo hablar con ella, al fin y al cabo eramos primos y no sabía como podría tomárselo y no quería perder la vida que tenía junto a ellos, ni generar nada incomodo entre nosotros que la arruinase ya que los tres eran muy importantes para mí.

-Sí, ya no veía la hora de irme, extraño estar en casa ya y solo pasaron unas pocas horas desde que llegué aquí.- le confesé.

En cuanto ella se levanto lo hice yo también y la seguí con cautela a medida que se dirigía a la salida de la biblioteca, había un sol radiante afuera por lo que parecía que iba a haber un buen clima todo el día, deseaba poder llegar pronto a casa para relajarme un poco ya que a la tarde tendría que dar consulta y no estaba seguro si dormir algo de siesta o simplemente esperar a la noche, si bien en estos momentos no me encontraba cansado no estaba seguro de que sucedería en unas horas y recibir pacientes medio dormido no era precisamente una de mis aficiones, sumado al hecho de que tampoco era algo prudente hacerlo en esas condiciones.

Me extraño un poco el comportamiento de Annie, se la veía más apurada por llegar a casa de lo que era normal incluso para su impaciencia, ya que cuando quise darme cuenta ella ya se encontraba esperándome en el coche, por lo que desde lo lejos le quite el seguro a las puertas para que pudiese entrar, pero eso es algo que hablaría con ella cuando ya nos encontrásemos en casa, me preocupaba que algo malo le sucediera. Una vez a su lado en el coche ingrese y espere que se pusiera el cinturón de seguridad y emprendí la marcha hacia nuestro preciado hogar.

El viaje de regreso a casa fue bastante tranquilo, cada tanto miraba a Annie de reojo con algo de preocupación sin saber de que se trataba con la esperanza de que no se tratara de nada malo, durante todo el viaje ninguno de los dos emitió palabra alguna aunque eso no fuera algo poco común ya que entre nosotros el silencio nunca fue algo incomodo.

[Tema Cerrado]
avatar
Karim Wickham

Masculino Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 19/11/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El aroma de un libro y un corazón empolvado [Priv.]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.