¡Manos arriba! Esto es... ¡¿Una cita?! [Priv.]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¡Manos arriba! Esto es... ¡¿Una cita?! [Priv.]

Mensaje por Marie Leblanc el Lun Dic 01, 2014 9:23 pm

Tras esperar el autobús y que me dejase en el centro, pasé por casa a dejar la bolsa y limpiar mientras esperaba que el súper mercado abriese. Realmente debía plantearme el cambiar de hogar, pues ya cobraba lo suficiente cómo para mudarme de aquel monoambiente tan agobiante. Dejé la cama de una plaza preparada con unas sábanas color azul cielo y una manta del mismo color con nubes blancas dibujadas, al lado de ésta estaba la mesa de noche con una lamparita de color crema y un paquete de pañuelos. A su lado el armario en el que tenía toda mi ropa acomodada en los cajones que había en su interior y en el cual guardé la mayoría de mis cosas.. Limpié las dos encimeras y la cocina que estaban en la esquina opuesta de la cama, con la nevera al lado de la encimera en la que estaba el escurrido de metal de platos con la vajilla lavada. Guardé las cosas de la cocina en los muebles bajo mesada y saqué de la cajonera del lado un mantel blanco con flores coloridas con el que preparé la mesa de madera que había en el centro del espacio de la cocina. Coloqué dos platos, dos vasos y los respectivos cubiertos sobre una servilleta de tela blanca con una flor de lis bordada, las cuales compré en un mercadillo de París una tarde que salía del trabajo.

La puerta que daba al baño era de color blanco, por lo que le pasé un pequeño trapo húmedo para quitar las manchas que tenía. Limpié a fondo aquel baño que consistía en un inodoro, una pileta y un bidet de color blanco. Puse al lado de la pileta una toalla de color azul intenso y al lado de la ducha una amplia de color naranja vivo. Limpié la mancha de pasta de dientes del bote dónde tenía el cepillo y el tubo de crema dentífrica y ordené en el pequeño útil de alambre blanco colgado de la pared, las cremas. Tardé bastante en conseguir quitar las manchas de agua de la mampara del baño, y tras terminar cerré la puerta de ésta y fregué dejando la puerta del baño abierta para que ventilase. Usé ambientador de melocotón por toda la casa y agarré mi teléfono para mandarle un mensaje a Yves. "A las 21:00 hs en Rue des Rosiers 42. Marie" No pude evitar sonreír tras darle a enviar y dejé el móvil sobre la mesa y tas darle un beso a mi amada Reina que se encontraba en su cama al lado de la mía, me dirigí a comprar con mi carro de tela de rayas blancas y negras.

Estaba indecisa con el menú incluso cuando me encontraba camino al súper mercado, pero decidí hacer ravioles de carne ligeramente picante con salsa de roquefort. Compré lo necesario para hacerlos, de beber escogí un vino blanco y un refresco de cola, en caso de que no quisiese alcohol y pan para acompañar. Para el postre compré profiteroles en una panadería que estaba en la esquina de mi casa y al subir me puse manos a la obra con todo, dejando el carro al lado de la puerta principal. Tardé bastante en preparar todo, pero a las 20:00 ya todo estaba listo. Me apresuré a ir a la ducha y darme una ducha a fonda, poniéndome las cremas para hidratar mi piel y que ésta luciese y oliese bien, aunque ello provocó que no me pudiese maquillar, algo que no me desagradó del todo. Me vestí con unos shorts vaqueros de un tono azul claro y un top naranja con un dibujo de una palmera en una islita en el centro que se ataba a un lado. En los pies decidí ponerme unas sandalias rosas pastel y me coloqué una tobillera plateada con estrellitas colgando. Cepillé mi pelo y agarré mi flequillo a un lado con unas pinzas de color naranja a juego con el top. Me eché el perfume de vainilla y coloqué cacao en mis labios para hidratarlos, casi imperceptible.

A las 20.50 ya estaba todo listo, salvo por los juguetes de Reina que estaba tirados por aquí y por allá, el monoambiente había quedado bastante bonito. Coloqué en la mesita de luz, frente a la ventana, un ambientador de melocotón para que se mantuviese un aroma fresco, programándolo para que lo echara cada hora. De pronto el timbre sonó y Reina ladró, ya estaba aquí... Respiré hondo y abrí la puerta con una sonrisa.

¡Bienvenido!— dije algo nerviosa mientras me hacía a un lado para que pudiese entrar.

avatar
Marie Leblanc

Femenino Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 17/11/2014
Humor : Estable y feliz ^-^

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Manos arriba! Esto es... ¡¿Una cita?! [Priv.]

Mensaje por Yves Agotnes el Mar Dic 02, 2014 6:37 am

Me había quedado hasta tarde en el bosque para hacer tiempo casi perdiendo la noción del tiempo, si no hubiese sido por el mensaje de Marie me hubiese quedado en aquel lugar hasta el anochecer, salí corriendo hacia la carretera para poder volver a la ciudad, debía bañarme y cambiarme, quería hacerlo con tiempo ya que detestaba tener que ir a las apuradas, la carretera parecía estar muerta, por lo que no tuve más remedio que caminar por ella por la que afortunadamente un coche se detuvo y me ofreció llevarme hasta la ciudad, lo cual le agradecí enormemente aunque el viaje fue realmente incomodo y silencioso.

Al llegar a casa no tarde en dejar el Arco y el Cajac en la cama y mientras iba caminando hacía el baño dejaba una a una mis prendas por el camino, quería hacer todo lo más rápido posible, no sabía ni que hora era ni quería perder el tiempo mirándola, de ser demasiado tarde todo apremiaba, la ropa podría esperar pero a la gentil Marie no quería hacerla esperar mucho, menos en la primera cita que tendría con ella, no quería hacerle parecer que no tenía interés o ilusión en ir a cenar a su casa, no quería darle una falsa impresión.

Salí de la ducha apenas 5 minutos después de haber ingresado, a pesar de que acostumbraba a tomarme mi tiempo bajo ella, estaba vez el tiempo apremiaba y solo envuelto con una toalla me dirigí a mi habitación en busca de algo de ropa, mis cabellos aun goteaban ligeramente sobre mis hombros, tomé del placard unos boxers, medias blancas y unos pantalones de jean claros, y me dirigí al baño nuevamente mientras me terminaba de secar el cabello, en lo que pasaba por el salón aproveche para ver la hora, apenas si daban las 20.17, me tomé mi tiempo para repasarme el rostro con la afeitadora eléctrica y ponerme desodorante una vez que el cabello lo tenía seco, me fui a buscar una camisa de color negro con botones a presión de los cuales se veían solo unos puntos blancos en cada uno, agarré mi billetera y miré el reloj, ya eran las 20.45 por lo que me apresuré a salir en busca de un taxi que me llevaba a la dirección que me había indicado, apenas había llegado a París por lo que no conocía bien la ciudad por lo que sería mejor que ir indagando como llegar a aquel lugar.

Por suerte no tarde en llegar, me encontraba algo nervioso por la cita, lo cual en parte no le encontraba ningún sentido, ella me había invitado en primer lugar y por segunda vez, pero era inevitable, los instantes en los que esperaba en la puerta a la espera de que me atendiera se me hicieron interminable, me sorprendió el escuchar unos ladridos antes que la puerta se abriese, recibiéndome Marie quien se encontraba realmente hermosa, bastante veraniega con esos short de jean.

-Buenas Noches.- le salude con una sonrisa mientras ingresaba a aquel monoambiente, era realmente muy acogedor, miré al rededor y se notaba como se trataba de una mujer, no pude evitar reír al pensar que si viese donde vivía me daría vergüenza, había dejado el lugar hecho un desastre en tan solo un segundo, con mi ropa desperdigada entre la puerta de entrada y el baño, un camino de gotas de agua entre el baño y la habitación.
avatar
Yves Agotnes

Masculino Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 17/11/2014
Localización : En medio de los bosques
Humor : Apacible

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Manos arriba! Esto es... ¡¿Una cita?! [Priv.]

Mensaje por Marie Leblanc el Mar Dic 02, 2014 11:35 am

Tras que Yves ingresara en mi domicilio, cerré la puerta y pude ver cómo Reina, con aquel pelaje color canela tan pomposo daba saltitos alrededor de Yves, mirándolo con aquellos ojitos marrones brillantes tan dulces y chantajistas. No pude evitar soltar una risita y me dirigí a buscar los platos para llevarlos a la cocina y servir la comida. Pude observar cómo un rayo iluminó el monoambiente y las gotas comenzaban a caer, no se en qué momento había cambiado tanto el tiempo, pero de un momento a otro una fuerte tormenta se había desatado.

Siéntate en la mesa si quieres, la comida ya está lista, la sirvo y podemos comer.— Le comenté mientras servía los ravioles caseros y colocaba una buena cantidad de salsa sobre ellos. Coloqué un plato en frente de cada silla y coloqué las bebidas. El aroma de la salsa y la pasta envolvió rápidamente el ambiente, tapando incluso el aroma del ambientador. Podía verse cómo de los platos salía el humo blanquecido que se genera cuando la comida está caliente, se podía escuchar la tormenta con la fuerte lluvia a través de la ventana abierta, caía con fuerza chocando contra el capó de los coches de la calle, para ser un 4º piso se escuchaba con bastante fuerza. Por un instante caí en la cuenta de que no le había puesto en el mensaje que vivía en el 4º C, pero daba gracias que al menos aquel viejo edificio tenía conserje por lo que imaginé que le habría dicho el piso en el que vivía, tenía suerte de ser la única Marie de aquel edificio de 4 plantas y 3 viviendas desde la 3º planta, pues en la 1º y la 2º tan sólo había un propietario en aquellos pisos enormes.

Reina vino corriendo hacia mí cuando un trueno volvió a sonar rompedor, la alcé en brazos y me senté en la silla dispuesta a comer, colocándola sobre mis piernas mientras se acurrucaba en mi pecho y yo la acariciaba. Serví en mi copa refresco de coca cola y miré a Yves con curiosidad.

¿Qué querrás beber, Yves?— Le pregunté mientras cerraba el refresco y lo dejaba sobre la mesa, quedándome acariciando a Reina intentándola tranquilizar. Yves estaba realmente guapo, observé que la comida todavía quemaba, pues continuaba saliendo humillo de ella y ni Reina se atrevía si quiera a olfatearla. Noté que el frío que entraba por la ventana me erizó el bello y puso la piel de los brazos de gallina.— Disculpa, me voy a cambiar la parte de arriba, que de la nada se ha largado una... y bueno, tengo fresquiviri— Le dije mientras me levantaba y dirigía rápidamente hacia el armario, del cual saqué aquella camisa de seda verde femenina que tanto me gustaba. La agarré y fui rápidamente al baño, donde me quité mi top naranja y coloqué aquella hermosa camisa, de mangas abombachadas de color verde manzana tan hermosa, parecía victoriana. Volví al armario para dejar mi top y me percaté de la bolsa de la boutique con la camisa masculina de seda del mismo color que la mía, que había agarrado cuando me prendé de ella en la tienda. ¡Aquello era el destino! Ésa camisa era para mi príncipe, el cual lo tenía allí mismo, agarré la bolsa y me apresuré a acercarme a él.

¡Pa-pa-para ti!— Le dije ruborizada mientras extendía la bolsa en su dirección.
avatar
Marie Leblanc

Femenino Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 17/11/2014
Humor : Estable y feliz ^-^

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Manos arriba! Esto es... ¡¿Una cita?! [Priv.]

Mensaje por Yves Agotnes el Miér Dic 03, 2014 1:11 am

Realmente fue una sorpresa el recibimiento que obtuve, en especial por parte de aquella pequeña criatura de cuatro patas, y me refiero a ella de esta manera ya que no sabía su nombre, me agache un poco para acariciarle entre las orejas en lo que la joven rubia me invitaba a tomar asiento, a lo que accedí con gusto, no esperaba que me recibiera con la comida ya preparada, realmente parecía ser una anfitriona muy atenta lo que me hizo sentir muy cómodo ni bien llegar a su acogedor hogar.

-¿Como se llama? .- le pregunté mientras tomaba asiento señalando al pequeño can que nos acompañaba en la vela.

No se en que momento había llegado la tormenta, era algo a lo que siempre estaba atento, ya sea por las nubes o el aroma del aire podía al menos intuir que se acercaba, pero esta pareció salida de la nada, realmente me había preocupado mucho por no fallarle como para no darme cuenta de algo así, además que podía ver que contaba con muy buena suerte de que no comenzara el mal clima unos momentos antes, el estar en la calle con una tormenta no era precisamente una de mis aficiones cuando no conocía muy bien el lugar donde me encontraba.

-Al parecer, llegué a tiempo. La que está cayendo allá afuera.- dije mirando por la ventana mientras Marie se disponía a preparar todo, por un momento pense que quería que esa tormenta no se detuviese y así tener excusa para quedarme allí todo el tiempo que Marie quisiera, pero fue entonces en que me di cuenta de un detalle, ya no tenía que rendirle cuentas a nadie para volver, por lo que me sentí un tanto inocente en ese aspecto, pero me di cuenta que no estaba viendo a ella como una simple chica.

El vino blanco realmente parecía apetecible, pero por un momento temí hacer el ridículo frente a ella si llegaba a tomar de más sin darme cuenta por lo que decidí que al menos para comer bebería algo sin alcohol, quizás mas entrada la noche y con el estomago lleno pensará en beber el vino, aunque la idea de tomar solo no me hacía precisamente mucha gracia.

-Coca, por favor.- le respondí con una sonrisa, no estaba seguro de que hablar, eso me tenía un poco nervioso pero intentaba disimularlo.- Se ve riquísima la comida, aunque aun me da miedo quemarme si la pruebo .- agregué mientras la movía intentando hacer que se enfriara más rápido.

En parte me sentía algo intimidado por ella, la veía muy bella, más que cuando me la encontré en el bosque y eso ya era mucho decir, por momentos me preguntaba donde iría a acabar la cena, si le agradaría y de que manera ¿como amigo? ¿cómo algo más?, cuando se fue a cambiar al volver me dejo totalmente sorprendido, no esperaba en lo absoluto que me trajera un regalo, no estaba muy seguro de como reaccionar, simplemente me levante de la mesa para resistirlo.

-Yo... No sé que decir.- le dije mientras tomaba el regalo con mis manos y comenzaba a abrirlo, viendo que se trataba de una camisa de color verde, del mismo color que la que tenía Marie.- Parece que vamos a ir a juego .- le dije sonriendo mientras me la media de los hombros, no estaba seguro de donde ponerme la camisa, ya que no iba a cambiarme frente a ella, aunque en parte me llamaba el ponerme justamente por el hecho de ir vestido en conjunto.

-¿Dónde me la puedo poner? Asi veo como me queda.- le dije a modo de excusa, ya que de quedarme bien me la dejaría puesta toda la noche.
avatar
Yves Agotnes

Masculino Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 17/11/2014
Localización : En medio de los bosques
Humor : Apacible

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Manos arriba! Esto es... ¡¿Una cita?! [Priv.]

Mensaje por Marie Leblanc el Miér Dic 03, 2014 10:19 am

Mi perrita se llama Reina, vive cómo tal.— Le dije junto a unas risitas.— Para la camisa decide tú si quieres cambiarte aquí o en el baño, mi casa no es especialmente grande cómo podrás observar.— Le comenté mientras me acercaba a agarrar la coca cola para servirle un vaso de ésta. Tras servirle el vaso pude notar cómo me quedaba holgada aquella camisa que hacía tiempo que no me ponía, por lo que me dirigí al armario para solucionarlo y de él saqué un pequeño corsé de cuerina marrón que se cerraba por el centro con dos amplios corchetes plateados, quedando por debajo de mis pechos. Hacía tiempo que no usaba prendas cómo aquella, daba gracias que pese a que me hacía una cinturita bastante coqueta, no me apretaba en absoluto, quizás se debía mi bajo peso.

Me acerqué a la mesa y pinché uno de los ravioles, no era por echarme flores, pero habían quedado realmente buenos, con aquella carne de cordero picante y la crema de roquefort... "¡Ñumy!" Pinché un par de ravioles más y pegué un largo sorbo a la coca cola. Estaba muy nerviosa, era la primera vez que tenía algo parecido a una cita. De pronto escuche cómo muchísimo ruido cómo de golpecitos se escuchaban en a calle y me apresuré a asomarme por la ventana para ver qué pasaba, dándome cuenta así de que el granizo se había apoderado de la ciudad de París, impactando sobre el capó de los coches.

¿Granizo ahora? Pero si la primavera está terminando, no tiene sentido... El tiempo está loco...— dije mientras cerraba la persiana para que el granizo no me rompiese los cristales. Aquel temporal no tenía pinta de que fuese a terminar pronto, lo que significaba que Yves estaba encerrado en aquel lugar que era mi casa.— No creo que cese en toda la noche por la pinta que tiene... puedes quedarte a dormir si quieres...— le comenté mientras volvía a la mesa a pinchar los ravioles que quedaban en mi plato. Supongo que de alguna manera, la culpa de que Yves no pudiese volver a su casa era mía, por lo que ofrecerle mi cama para dormir sería lo mínimo que podría ofrecerle. Me quedé pensando en que sería la primera vez que durmiese en la misma habitación que un chico, por lo que no pude evitar ruborizarme, cuando era niña compartía habitación con mi hermana Sveta, pero hacía muchos años de aquello. Comí con delicadeza y tranquilidad los dos últimos ravioles y terminé mi vaso de coca cola, observé a Yves con curiosidad "¿De dónde habría salido aquel príncipe?"
avatar
Marie Leblanc

Femenino Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 17/11/2014
Humor : Estable y feliz ^-^

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Manos arriba! Esto es... ¡¿Una cita?! [Priv.]

Mensaje por Yves Agotnes el Dom Dic 07, 2014 9:46 pm

-Con permiso.- le dije mientras me dirigía la baño, mientras esperaba a que la comida se enfriase un poco para cambiarme y salir con aquella camisa de color verde puesta, realmente me quedaba pintada haciendome pensar que realmente tenía muy buen ojo a la hora de buscar prendas incluso para ver el talle de las mismas, salí del baño con la camisa nueva puesta y la que llevaba puesta en mis manos, para que Marie pudiese verme con ella la observe algo cambiada con aquel pequeño corsé en su cintura, realmente le daba un toque hermoso y un tanto sexy aquella ropa, algo que realmente no me esperaba de una persona tan dulce como ella.

-¿Que tal me queda?.- le pregunte mientras estiraba los brazos, en espera de una respuesta.

Me encontraba algo nervioso, realmente Marie comenzaba a gustarme cada vez más y me preguntaba como terminaría aquella noche y al ver que comenzaba a caer granizo por dentro sentí mucha alegría al verme "encerrado" en su casa aunque realmente no lo sintiese así, sin ánimos de salir difícilmente podría estar encerrado a mi manera de ver, tenía toda la noche de ser posible para definir si estaríamos saliendo en busca de ser novios o simplemente una cena y sinceramente esperaba con ansias que se diera lo segundo.

Mientras ella cerraba la persiana me senté nuevamente en la mesa y probaba los ravioles que había preparado, los mismos se encontraban realmente exquisitos en especial con esa salsa de roquefort que tenían, al poco tiempo terminé mi plato limpiándolo completamente, no quería dejar ni el mas mínimo rastro de aquella apetitosa salsa de queso.

-Te quedaron exquisitos.- le comente con una amplia sonrisa en el rostro poco antes de darle un sorbo a la coca cola, no estaba seguro de que hablarle por el momento, el estar tanto tiempo por mi propia cuenta me hacía difícil buscar temas de los cuales hablar con ella y me daba hasta cierta vergüenza sacar el tema del clima aun cuando era algo realmente de lo que hablar en estas circunstancias.

-Realmente debería agradecer que el clima esta como esta.- le dije con una pequeña sonrisa.- me permitirá tener una excusa para pasar la noche en tu compañía.- le comente mirando hacía aquella ventana que acababa de cerrar mientras escuchaba como caía el granizo detrás de ella.

Me tenía un poco intrigado aquella joven, ya que no sabía nada de ella, que hacía de su vida, si estudiaba, trabajaba, si se mantenía sola, pero no estaba seguro de como abordar esos temas para llegar a conocerla realmente, aunque suponía también que eso no era algo que me hiciera conocerla a diferencia de otras cosas como lo serian sus gustos y aquellas costumbres que podría tener para vivir.

-¿Hace cuanto que vives sola?.- le pregunté intentando hablar de algo, un poco sonrojado por los nervios de no estar seguro que decir para sacar algún tema, para saber algo de ella.
avatar
Yves Agotnes

Masculino Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 17/11/2014
Localización : En medio de los bosques
Humor : Apacible

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Manos arriba! Esto es... ¡¿Una cita?! [Priv.]

Mensaje por Marie Leblanc el Jue Dic 11, 2014 9:30 pm

Cuando comentó que agradecía aquel clima para quedarse conmigo, enrojecí cómo un tomate, llevando mi mirada hacia el suelo pensando en que quizás así no notaría aquel rubor tan evidente. Tragué en seco y volví a llevar mi mirada hacia él, escuchando cómo con aquella voz tan varonil me preguntaba cuánto tiempo hacía que vivía sola.

Hace un año.— Le respondí mientras me acercaba a él.— A los seis años mis padres se separaron, llevándose mi padre a mi hermana melliza Sveta, por lo que yo me quedé en Rusia con mi madre y su amante, el cual solía golpearme, pero cuando a los dieciocho años quien me golpeó fue mi madre decidí marcharme de allí.— Le comenté. La verdad era que aquel tema no lo había hablado jamás con nadie y menos con un desconocido, pero la verdad es que poder hablar de ello sin echarme a llorar fue bastante agradable, pudiendo desahogarme por primera vez.

No he vuelto a ver a mi hermana ni a mi padre porque mi madre nunca me dejó, pero al menos ahora vivo libre de todo control y maltrato, me hubiese gustado estudiar una carrera pero para mantenerme debía trabajar, aunque he de admitir que vivo bastante mejor de lo que había imaginado.— Le dije sonriente. Quizás mi vida no había sido la más bonita del mundo y en muchas ocasiones me quedaba pensando en cómo le habría ido a mi hermana y mi padre, esperando que les fuera mejor que a mí.— Perdón, no quería agobiarte con mis penas.— Dije mientras me refregaba los ojos, pude notar cómo un par de lagrimillas asomaban por la esquina de mis ojos, pero al menos agradecía que ya no estallaba en llanto ante aquel tema.

Pude observar cómo el precio de la camisa colgaba en su interior, asomándose entre los botones.— Con permiso— dije mientras me aproximaba a él y abría los tres primeros botones para desabrochar el imperdible que sostenía el precio en el interior de ésta. Cuando introduje mi mano en su interior para tomar el precio, pude rozar aquel torso tan varonil, no se exactamente por qué, pero mi mano acarició aquel pecho, pero cuando me percaté de lo que estaba haciendo, llevé mi mano con el precio hacia atrás.— Perdona— dije enrojecida y muerta de vergüenza con la mirada hacia abajo.
avatar
Marie Leblanc

Femenino Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 17/11/2014
Humor : Estable y feliz ^-^

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Manos arriba! Esto es... ¡¿Una cita?! [Priv.]

Mensaje por Yves Agotnes el Vie Dic 12, 2014 7:14 pm

Al verla sonrojada me lleno de ternura, realmente aquella joven era maravillosa, mientras me comenzó a contar sobre su vida la escuche con atención y por un momento le envidié en un aspecto, a pesar de que su vida distaba mucho de parecer una cuento de hadas, ella al menos tenía a un familiar cercano con quién contar si alguna vez llegase a encontrarla, la falta de recursos era algo que le hacía muy difícil la búsqueda calcule, pero realmente era algo en que si lograba ayudarle de alguna manera lo haría, ella tenía un familiar de quién disfrutar y no era algo con lo cual perder el tiempo realmente.

No pude evitar cerrar mi puño de rabia al escuchar sobre sus madre y su padrastro, realmente esas actitudes eran algo que me parecían totalmente inaceptable y en cierta manera rogué el jamás saber de ellos, separar a dos hermanas era algo que me parecía muy cruel y de cierta manera me recordaba a lo sucedido con mi hermano Vegard salvo por el detalle que yo siempre mantuve contacto con él, a diferencia de mi madre... en el momento en que es pensamiento paso por mi mente sentí un escalofrío por todo mi cuerpo, aún tenía todo muy fresco sobre aquel suceso.

-No me agobias, es algo que me permite conocerte y a eso he venido al fin y al cabo ¿no? .- le respondí con una amplia sonrisa.- Tu madre ya no está aquí para impedirte nada, por lo que si se me ocurre alguna manera de ayudarte en la búsqueda de tu hermana ten en claro que te ayudaré.- le comenté sin más, no podía dejar que alguien estuviera sin poder saber nada de alguien tan especial como parecía serlo su hermana.

En el momento que ella se aproximo hacia mi no pude evitar sonrojarme, en especial en el momento en que metió su mano por dentro de la camisa que llevaba puesta, aquella caricia que recibí en el pecho fue algo realmente extraño, ya que no la sentí como un simple roce de piel, por algún motivo sentí la necesidad de tener a alguien a mi lado, a ella junto a mí. Si hubiera ocurrido con cualquier otra persona lo abría dejado pasar como un error y ya, pero por alguna manera no podía pensar así de ella ni por un instante.

Me levanté lentamente acercándome a ella, con mi mano derecha acaricié su rostro suavemente mientras acercaba mi rostro hacía el suyo ligeramente hasta que nuestros labios se encontraron en un cálido y tímido beso. No estaba seguro de como reaccionaria pero algo me hacía sentir que no iba a ser rechazado por aquella joven, sino todo lo contrario, era una corazonada que jamás en mi vida había sentido, como si nuestras almas estuviesen destinadas a encontrarse la una a la otra.

Tras un momento me separé de ella algo confundido, en cierta manera no quería que la cosa quedara allí, pero no estaba seguro de seguir al menos hasta saber si ella correspondería aquel beso, esto de ser quien toma la iniciativa no era algo para lo que estaba hecho claro estaba, pero no me arrepentía de haber probado aquellos suaves labios, los cuales deseaba poder degustar día a día.

-Me gustas... -le dije algo sonrojado, era todo muy rápido, pero no quería perder más el tiempo cuando sabía que las cosas serian como serian, ella realmente me había comenzado a gustar en aquel bosque y cierta ansiedad me llevaba a querer saber como seguiría todo esto, con la esperanza que naciera aquí una relación duradera.
avatar
Yves Agotnes

Masculino Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 17/11/2014
Localización : En medio de los bosques
Humor : Apacible

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Manos arriba! Esto es... ¡¿Una cita?! [Priv.]

Mensaje por Marie Leblanc el Sáb Dic 13, 2014 12:16 am

Realmente aquel muchacho era alguien encantador, cupido había atravesado mi corazón con una de sus ardientes flechas y había sucumbido a sus deseos. Cuando acarició mi rostro para acercarlo al suyo y fundir sus labios con los míos, pude sentir cómo si despertase de un largo letargo con aquel beso mágico. Cerré mis ojos sintiendo al máximo la suavidad de sus labios y el calor de éstos, el corazón me retumbaba en los oídos y notaba mariposas en mi estómago, dándome una sensación cómo de vértigo, sí, eso era... Tenía miedo de caer de aquella nube a la que me había elevado de pronto y sin esperarlo Yves. Tras un momento se separó de mí, haciendo en respuesta que mis ojos se abriesen nuevamente para ver el rostro de aquel príncipe azul que tenía aquella camisa de seda.



"Me gustas"



Aquello hizo que mis ojillos se abriesen cómo platos, no podía creerlo, el príncipe azul que tanto me había encantado desde que apareció a rescatarme de mi soledad con su arco y su flecha, se me acababa de declarar. Mi rostro se enrojeció todavía más, mi respiración se agitaba más y más por momentos, notaba el calor que me había provocado aquel bes recorrer cada parte de mi cuerpo, haciendo estremecer hasta la última parte de mi cuerpo. Pude notar cómo reina corrió hacia su cama haciéndose un ovillo en ella, realmente el granizo caía con fuerza y estaba realmente feliz de que lo hiciese, pues aunque a mi pequeña perrita la asustase, muy a mi pesar, fue gracias al repentino cambio de tiempo el que dio pie a lo que acababa de ocurrir, quien sabe que hubiese ocurrido si la noche hubiese seguido tranquila.

Me quedé unos instantes inmóvil sin estar demasiado segura de qué hacer, pero aquellas dos palabras me dieron la seguridad para tomar ambos lados de la camisa, apretándolos con fuerza para impulsarme mientras me ponía de puntillas para fundirme en un intenso beso. Nuestras lenguas se encontraros, rozándose tímidamentes con ligeros movimientos circulares. Mis manos soltaron aquella suave camisa verde para rodear su cuello con mis brazos. Realmente Yves era mi príncipe azul, la oportunidad de escribir un cuento a su lado y estaba segura de que nuestra historia ya había comenzado. Me dejé llevar por el momento para que se escribiesen solas las líneas de nuestro cuento de hadas del cual estaba segura sería una hermosa historia de amor.

"Erase una vez, nosotros"

Pensé para mis adentros...
avatar
Marie Leblanc

Femenino Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 17/11/2014
Humor : Estable y feliz ^-^

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Manos arriba! Esto es... ¡¿Una cita?! [Priv.]

Mensaje por Yves Agotnes el Mar Ago 18, 2015 9:00 pm

Aquello realmente estaba pasando a un ritmo vertiginoso y por un momento llegué a tener miedo de que lo que sucedía fuera simplemente una decisión apresurada que ahuyentara aquella joven que me había recibido, aquellos segundos de incertidumbre fueron tan intensos como escasos, pues esta incertidumbre fue rápidamente aclarada en el instante que ella misma se acerco a besarme con más decisión tomándome con fuerza la sedosa camisa que acababa de regalarme, el verde cubría nuestros cuerpos, como si en nosotros se representara la esperanza del otro, llenando nuestras vidas con la alegría que podría darnos nuestro encuentro, este camino que juntos comenzaríamos a transitar tomados de la mano.

Mis brazos no tardaron en rodearla con firmeza mientras cerraba mis ojos, deseaba que mi tacto fuese el único testigo e la unión de nuestros labios, sintiéndolo de una manera más fuerte, no necesitaba percibir otra cosa más de ella en ese momento que el calor de sus besos pues prefería sentir con intensidad su ser que enriquecer mi vista con su belleza, con sus brazos rodeando esta vez mi cuello, su calor y esa ternura que era innata en ella cobijaba mi alma durante aquella tormenta que azotaba aquella noche Parisina, después de todo es en las tormentas es cuando se dan las mejores oportunidades.

Lentamente retrocedí conduciéndola conmigo hasta que mi cadera se topo con la mesa apoyándome en ella mientras nuevamente bese aquellos cálidos labios, bebiendo de ellos ese dulce manantial que calmaba la sed que yacía en mi después de tantos años, como si hubiese vagado por un gran desierto, una sed que no supe que se encontraba allí hasta este momento, su aroma me envolvía y me embriagaba de una manera en la que nunca antes había sentido, con mis manos lentamente fui subiendo a través de su espalda por sobre su camisa hasta llegar a sus hombros por debajo de sus hombros acercándola a mi con ligereza sin presionarla, como si la guiara lentamente, invitándola a acercarse dulcemente deseando por un momento que nuestros cuerpos se convirtieran en uno.
avatar
Yves Agotnes

Masculino Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 17/11/2014
Localización : En medio de los bosques
Humor : Apacible

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Manos arriba! Esto es... ¡¿Una cita?! [Priv.]

Mensaje por Marie Leblanc el Mar Dic 15, 2015 7:53 am

Podía sentir sus brazos rodeándome con fuerza, haciéndome sentir totalmente protegida, el simple roce de sus labios conseguían que aquella calidez recorriese todo mi cuerpo. Podía notar su aroma, deseaba que éste se impregnasen en mis brazos y mis muñecas para que cuando su ausencia llegara, poder recordarlo con aquel aroma tan propio de él. En el instante en el que retrocedió me asuste fugazmente, pensando que quizás me hubiese comportado de una forma un tanto promiscua o repentina, pero cuando escuché cómo topaba su cuerpo con la mesa, y sus labios volvieron en busca de los míos, pude relajarme un poco más, aunque mis rosadas mejillas delatasen mi vergüenza interior.

Sus manos comenzaron a recorrer mi espalda, aquello me hizo estremecer, pude notar delicadeza, seguridad y firmeza con sus movimientos, haciendo que me aproximase a él poco a poco, quedando por completo unidos, pecho contra pecho, notando con más precisión aquella camisa de seda verde que tanta importancia tenía en este momento, pues ese color me esperanzaba por completo. Durante aquel beso, sentí tantas cosas que no conseguía ver nada con claridad, todo era veloz. Podía notar un mareo intenso, acompañado de un sentimiento de placer, un calor que recorría mi cuerpo sin cesar. El granizo caía a una velocidad similar a la que sentía mi sangre recorrer mis venas y arterias. Podía escuchar cada trozo de hielo caer al ritmo de mi agitado latir de corazón. Estaba completamente desorientada, no sabía muy bien que ocurría, que había pasado antes como para llegar a este punto, mi mente se había tornado en un folio en blanco en un mísero instante, y pese a que intentaba encontrarle la lógica a todo, por momentos todo me carecía de sentido, y lo único claro que conseguí ver, al separarme un poco, alejando nuestros labios, era aquel rostro angelical que había cambiado mi mundo por completo en un tiempo tan corto, que parecía irreal. Lo miré con decisión a los ojos, mientras mantenía los míos bien abiertos, centelleantes, llenos de curiosidad y afán de sabiduría, pero por mi mente tan sólo pasaba una pregunta que deseaba decir en voz alta.

¿Qué piensas en éste instante?
avatar
Marie Leblanc

Femenino Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 17/11/2014
Humor : Estable y feliz ^-^

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Manos arriba! Esto es... ¡¿Una cita?! [Priv.]

Mensaje por Yves Agotnes el Mar Dic 15, 2015 7:05 pm

Aquella pregunta me tomo por sorpresa, solo pude sonreír ampliamente ante aquello, en honor a la verdad no podía contestarle por la sencilla razón de que en ese momento no estaba pensando en absolutamente nada, simplemente me estaba dejando llevar por aquella situación aunque no debía negar que si el hecho de sentir era algo que podría catalogarse como pensamientos si sería una realidad que algo pensaba.

-En que eres realmente encantadora.- le respondí en una primera instancia mientras con una mano le acariciaba la frente moviendo su flequillo.- Aunque ese pensamiento surgió tras la pregunta, antes simplemente no estaba pensando en nada. -aquello era extraño a decir verdad, pocas veces me había pasado algo así, se sentía tan bien.- Simplemente me deje arrastrar por lo que sucedía, guiado por lo que iba sintiendo en ese momento.- Finalicé

En ese momento no sabía como reaccionar, no estaba seguro de como interpretar lo que estaba sucediendo, quizás sentía que todo iba muy deprisa por lo que deberíamos de tomarlo con más calma todo. Por lo que dejaría que ella comenzara a marcar el ritmo de la situación, al fin y al cabo mientras estuviese con ella podía encontrarme satisfecho Aunque no estaba seguro de como comunicárselo sin malos entendidos.
Respiraba con tranquilidad a un ritmo pausado mientras la contemplaba aún con una cálida sonrisa aún dibujada en mi rostro, frente a aquella mirada tan expectante que me dedicaba mis ojos la observaban con dulzura, la ternura que me transmitía aquella joven realmente era tranquilizadora.
-Sentía que quería estar cerca de ti todo el tiempo.- le respondí mientras inclinaba ligeramente mi rostro mientras lentamente mis brazos buscaban rodearle para abrazarla.

La verdad que sabía que todo estaba yendo demasiado deprisa quizás, pero realmente el encuentro que había tenido con ella lo sentía de alguna manera especial, aun durante aquella tormenta que se encontraba afuera en mi interior solo podía encontrar calma y serenidad.
-Disculpa si fui muy rápido.- me disculpe fugazmente, ante el repentino pensamiento de que quizás todo esto la estaba abrumando y era lo ultimo que deseaba.
avatar
Yves Agotnes

Masculino Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 17/11/2014
Localización : En medio de los bosques
Humor : Apacible

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Manos arriba! Esto es... ¡¿Una cita?! [Priv.]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.