La cadena de la servidumbre [+18][Priv]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La cadena de la servidumbre [+18][Priv]

Mensaje por Catherina Goodrich el Jue Dic 04, 2014 12:53 am

La inflexible rectora de Sagesse, había reflexionado durante el camino del restaurante a casa sobre muchas cosas que la afligían y estresaban. Al llegar a la puerta de su casa, se despidió de su marido, el cual iría a entrevistar a un posible candidato de mantenimiento para Sagesse. Aprovechando que su marido se haría cargo de lo poco que quedaba por hacer ése día, la joven pelivioleta decidió comenzar los cambios y preparar una sorpresa para su tan entregado marido, la cual había pasado por su mente en la comida que habían compartido hacía apenas treinta minutos. Se dirigió hacia el centro, entrando en una peluquería de lujo, decidida a dar un cambio a su color de pelo, saliendo una hora después con el cabello de su color castaño natural, el cual no lucía desde los diecisiete años. El peinado que decidió llevas era un recogido de los dos mechones delanteros hacia atrás, enganchados por una pinza grande marrón ovalada.

Aquella mujer decidida a cambiar, optó parar en un negocio al que se accedía bajando una escalera, un negocio llamado "picante". Al entrar en él pudo observar cosas que jamás habría imaginado que existían, pero se dirigió a una sección en concreto, en la cual se entretuvo durante bastante rato, decantándose por llevar varios artículos de los que vendían, gastando una suma considerable en aquellos productos que esperaría, le sirviesen para sorprender a su marido. De camino a su casa, paró por una pequeña tienda, donde compró incienso de vainilla y velas de color rojo, las cuales pagó y se dirigió sin pausa tras aquello hacia su hogar. Al llegar a éste, Catherina decidió ponerse manos a la obra, desempacando unos ligeros de encaje negro junto a unas medias semitransparentes de media pierna, las cuales enganchó con el ligero. En la parte de arriba se colocó un picardías rojo y negro semitransparente ceñido al cuello, dejando en la bolsa todavía algunas cosillas más para sorprender a su amado Jean. Caty se enfundó los tacones de charol negro y se dirigió hacia el servicio, dónde se maquilló con los labios color carmín y los ojos de negro, delineados con forma almendrada, haciéndolos enormes y seductores. En sus mejillas colocó un pequeño color rosado y se colocó el rímel en las pestañas. Cuando escuchó el sonido de las llaves entrando en la cerradura de la puerta, se apresuró a sentarse en la cama con las piernas cruzadas de una manera muy sensual.

Te estaba esperando, Cortoirs.— Le dijo de manera provocativa a su marido, haciendo referencia a su antiguo apellido, detalle que solía hacer esporádicamente Catherina para darle a entender a su marido que lo quería por quien era en realidad y no por quien lo obligaron a ser.

_________________


Ficha y Cronología:

                                               
avatar
Catherina Goodrich
Admin

Femenino Mensajes : 72
Fecha de inscripción : 14/10/2014
Humor : De perros, ten cuidado.

Ver perfil de usuario http://sagesse-university.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: La cadena de la servidumbre [+18][Priv]

Mensaje por Jean Valjean Goodrich el Lun Mayo 18, 2015 4:45 pm

La entrevista había terminado mucho antes de lo pensado, motivo por le cual Jean decidió aprovechar el tiempo que le sobraba para adelantar un poco el papeleo que tendrían que hacer al día siguiente, de esa manera ayudaría a su amada a reducir el estress que estaba acumulando, pero como era típico de él, poco a poco se fue abstrayendo del mundo entero mientras se volcaba completamente en la tarea que estaba realizando perdiendo totalmente la noción del tiempo, cuando el trabajo había finalizado prácticamente observo el reloj que ya daban las 9.55 de la noche y su rostro se transformo completamente del regocijo por un trabajo finalizado al apuro por regresar a casa, si había algo que no le gustaba en absoluto era el ser impuntual. Aún cuando se tratase de simplemente regresar con su esposa que era algo que en gran medida lo terminaba tomando con aún más importancia.

Se apresuró a acomodar la oficina y cerrarla para dirigirse al aparcamiento para subirse rápidamente al automóvil y tomar rumbo a su hogar donde le estaban esperando, realmente se sentía algo apenado ya que si bien no sería larga la espera que le haría sufrir a Caty, realmente se encontraba algo ansioso por saber que se traía entre manos como pudo notar en la cena, por lo menos podía estarse tranquilo de que no llegaría antes y arruinarle el detalle como solía hacer a menudo por despiste u error, aún a pesar de sus prisas fue con cautela por aquellas calles parisinas. Siempre era mejor llegar tarde que correr el riesgo de no llegar, fuera tan pequeño como fuese el riesgo. A escasos minutos llegó a su hogar estacionando el vehículo frente a la puerta de su casa, una vez cerrado el auto se dirigió a ingresar a la misma.

Parecía ser que no había nadie por lo que se dirigió directamente al dormitorio donde pudo ver que había una luz prendida por lo que supuso que ella se encontraría allí lo que era poco habitual a esas horas, al ver a su mujer en un primer momento pareció no reconocerla en cierta forma, el cambio de su cabello le sorprendió más que otra cosa, por un momento se había quedado sin habla por la manera de recibirlo, hacía mucho tiempo que no le desarmaba de esa manera su esposa, además de algo inesperado para él, ya que de un momento a otro parecía decidida a explotar al máximo su personalidad, algo que parecía querer rehuir siempre.

-P-perdón por la tardanza, Caty-Respondió mientras la observaba, como si se encontrase hipnotizado por la presencia de su mujer.

Jean se encontraba completamente ensimismado por la visión de su mujer, como si ella lo hubiese hipnotizado de alguna manera, en su mente no pasaba absolutamente nada en ese momento, abrumado, perdido, fue una extraña sensación que en cierta manera le gustaba, lentamente comenzó a acercarse a ella, con cierta timidez como la primera vez que la vio en su vida, lo que le hizo recordar a cuando ambos tenían 17 años, su primer encuentro, aquel primer contacto, al fin y al cabo desde aquel entonces lo que nació en ellos había crecido. Pero esa sensación del inicio se había perdido, el no saber que esperar de su respuesta en el momento que intentara algo.

_________________
avatar
Jean Valjean Goodrich

Masculino Mensajes : 38
Fecha de inscripción : 15/10/2014
Localización : En los brazos de Caty <3
Humor : Habia una vez truz

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.